NOTICIAS

Andrea Valdés, investigación al son de la mecánica cuántica

Reyna Alejandra Fonseca Velázquez
5/ago/2015

La mecánica cuántica es una de las teorías más exitosas que el ser humano haya creado y busca explicar, no sin debate, la dinámica del mundo microscópico.

Aunque en México hay cada vez más jóvenes investigadores interesados en ella, pocos son captados por instituciones académicas para que realicen investigación de vanguardia. Y Andrea Valdés Hernández es, desde este año, una de ellas, al incorporarse al Instituto de Física de la UNAM como investigadora titular.

Nació en el Distrito Federal y desde pequeña, por la influencia de su padre, Andrea se interesó en la ciencia, sobre todo en la astronomía. Su sueño era convertirse en astronauta y conseguirlo, a pesar de lo poco que le emocionaban sus cursos de ciencias en secundaria.

Con esa convicción ingresó a la carrera de física en la Facultad de Ciencias de la UNAM en 1997. A pesar de que parecía estar en su contra la huelga del 99, continuó y concluyó la carrera en 2004, con la tesis titulada "Maxwell, Lorentz y las matrices de Dirac", con Ángel Prieto Ruiz, profesor del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias como tutor.

Andrea Valdés cubrió el requisito del servicio social trabajando con Luis de la Peña Auerbach, investigador de Física Teórica del IFUNAM. Con él, Valdés miró con otros ojos la ciencia, sobre todo a la mecánica cuántica, que robó el lugar que la astronomía tenía en su corazón, por eso se convirtió en su objeto de estudio y es ahora el campo en el que realiza investigación.

“Me comencé a involucrar en el trabajo que hacía Luis de la Peña, que era un trabajo bastante irreverente porque cuestionaba mucho la visión más amplia de la mecánica cuántica y me enamoré del tema”, revela Valdés.

De hecho, sus estudios de maestría y doctorado fueron también tutorados por Luis de la Peña en el IFUNAM. Para obtener el grado de maestra, realizó el examen general de conocimientos dentro del programa Posgrado en Ciencias Físicas del IFUNAM, en junio de 2007.

En abril de 2010 adquirió el grado de doctora con la tesis: "Investigación del origen del enredamiento cuántico desde la perspectiva de la Electrodinámica Estocástica Lineal".

Durante su trabajo doctoral, Andrea contribuyó a desarrollar una teoría fundamental de la mecánica cuántica, que permitiera entender muchos de los fenómenos cuánticos desde una perspectiva más amplia y profunda.

“Es un trabajo muy ambicioso y uno debe tener mucha convicción para hacerlo, no fue fácil pero me dio mucha satisfacción realizarlo”, dice la joven de 37 años.

El enredamiento cuántico es un fenómeno que surge cuando el estado de una pareja de partículas posee información bien definida del sistema como un todo, pero no así́ de cada una de sus partes. Dicho estado, llamado enredado, implica la existencia de correlaciones cuánticas entre ambas partículas, dando lugar a diversas propiedades del sistema completo que hacen del enredamiento una de las manifestaciones más representativas del fenómeno cuántico. Algunas de estas propiedades han convertido al enredamiento en un recurso esencial en diversas aplicaciones novedosas de la información cuántica.

“El enredamiento cuántico es un tema muy enigmático con muchas aplicaciones”, dice ella. La información y la óptica cuántica son dos grandes áreas en las que se puede aplicar y estudiar el enredamiento cuántico.

Y Andrea así lo hizo al incorporarse al Grupo de Óptica e Información Cuántica de la Universidad Federal de Río de Janeiro, donde conoció a Luiz Davidovich, quien fue su tutor en su estancia Posdoctoral durante dos años y donde también colaboró por primera vez con los experimentales.

“Lo maravilloso es que las cosas que suceden en el laboratorio son las cosas que se predijeron en el papel”, dice.

Después de esta jornada, Valdés volvió a México, dirigió su primer tesis de licenciatura y escribió su primer libro, en coautoría con Ana María Cetto y Luis De la Peña, llamado The Emerging Quantum. The Physics Behind Quantum Mechanics, que propone una teoría para establecer los fundamentos de la mecánica cuántica.

Estaba ya en su segundo periodo en Río, un tercer año posdoctoral en el mismo grupo donde trabajó antes, cuando se enteró de la plaza en el IFUNAM, y regresó a México. “Río es un lugar maravilloso, pero desde la facultad siempre había deseado trabajar dentro del IFUNAM porque me encanta hacer investigación”, comenta.

Andrea no se dedica solamente a la investigación. Tiene un gran interés en la lectura, el cine dramático y le encanta armar rompecabezas. Es, además, una apasionada bailarina; sabe desde ballet hasta salsa, danzón, chachachá y, por supuesto, samba, como herencia de sus años en Brasil.

En su trayectoria académica, Andrea Valdés ha publicado más de 12 artículos relacionados con la mecánica cuántica y tres de divulgación científica. Aunque no lo dice, tiene un entusiasmo que contagia. Hace investigación al son de la mecánica cuántica, y lo disfruta tal y como cuando está en una pista de baile.