NOTICIAS

Eric Vázquez Jáuregui y los laboratorios subterráneos

Guadalupe Toalá
22/sep/2015

Un buen día, Eric Vázquez partió de su pintoresca ciudad natal Huatusco, ubicada en la región montañosa central del estado de Veracruz, para convertirse en uno de los pocos latinoamericanos dedicados a la búsqueda experimental de materia oscura y neutrinos en laboratorios subterráneos de talla internacional. Y otro buen día, decidió volver a México para sembrar semillas en esta área como nuevo investigador del Instituto de Física de la UNAM.

Eric realizó doctorado directo en la Universidad de San Luis Potosí para posteriormente hacer una estancia posdoctoral de 4 años y 2 más como investigador en el laboratorio SNOLAB, en Canadá, el cual es uno de los principales laboratorios para detección de materia oscura y neutrinos.

Una semana después de concluir sus estudios doctorales Vázquez Jáuregui empezó el proceso de selección para realizar su posdoctorado en el laboratorio subterráneo SNOLAB, para lo que tuvo que viajar a Canadá.

Una entrevista, una plática y un tour en el laboratorio fueron suficientes para que lo invitaran a unirse al laboratorio como investigador postdoctoral, para dedicarse ala física de neutrinos y, dos años después, a una de sus grandes pasiones: la búsqueda directa de materia oscura.

“Desde el inicio de la licenciatura estuve interesado por el estudio de la física de neutrinos, la cuestión era que no había nadie en México que hiciera física experimental de neutrinos y fue en el postdoctorado cuando me decidí a incursionar en esta área en el extranjero”, comentó el investigador a Noticias IFUNAM.

La búsqueda de materia oscura y el estudio de los neutrinos ha sido una tarea ardua, debido a las interacciones tan débiles que producen estas partículas y que dificultan su detección, sin embargo, estas áreas son de gran importancia científica y con profundas implicaciones para el conocimiento del Universo. Gracias a nuevos experimentos como los que se realizan en SNOLAB, los investigadores pueden analizar regiones donde algunos modelos predicen la existencia de partículas que pudieran ser la materia oscura.

Algunos de los experimentos de materia oscura ya son de segunda generación, es decir, se construyeron varias toneladas más grandes que los anteriores que eran de unos cuantos kilogramos, por tanto, si las partículas de materia oscura presentan interacción débil con las partículas del Modelo Estándar, sería posible detectarlas de forma directa con uno de estos detectores.

“Además de entender la naturaleza de la materia oscura, también estoy interesado en la física de neutrinos, pues es una de las partículas más abundantes del Universo, de la cual se desconoce su masa absoluta y jerarquía (orden de magnitud) de masa para los tres neutrinos ligeros. También no sabemos si el neutrino y el antineutrino son la misma partícula, lo que bien pudiera permitirnos entender la asimetría materia antimateria en nuestro Universo”.

Una característica propia de estos experimentos es que están cientos de metros bajo tierra.

“Los laboratorios para esta clase de experimentos deben ser subterráneos debido a que en la superficie terrestre existe un ruido de fondo provocado por los rayos cósmicos que afectan a los detectores y producen señales muy parecidas a las buscadas pero millones de veces más frecuentes e intensas y al trasladarlos bajo la superficie eliminamos este ruido o lo disminuimos. SNOLAB se encuentra aproximadamente a 2000 metros, esto equivaldría a más de 10 torres latinoamericanas de la Ciudad de México, una encima de la otra”, explicó Vázquez Jáuregui.

La detección de materia oscura sería una noticia maravillosa sin embargo, también existe la posibilidad que sólo interactúe gravitacionalmente, es decir que de todas las interacciones que se conocen en la naturaleza, la electromagnética, la fuerte y la débil, únicamente se pueda sentir la presencia de la materia oscura por su masa y esto haría imposible detectarla de forma directa o producirla por medio de aceleradores como el LHC.

Actualmente Eric Vázquez continúa haciendo investigación en física de astropartículas en laboratorios subterráneos y sigue colaborando con el laboratorio SNOLAB en proyectos como PICO y DEAP para búsqueda de materia oscura y SNO+ para física de neutrinos en los que realiza modelos de los detectores para estudiar interacciones de las partículas que vienen del sol y del espacio como son los neutrinos o la materia oscura en nuestra galaxia.

Debido a que la física experimental de astropartículas en laboratorios subterráneos es prácticamente nula en México, Eric decidió regresar para traer esta área a su país y que estudiantes interesados que quieran participar en estos proyectos puedan hacerlo.

Y sueña en grande. Dentro de sus proyectos se encuentra construir en el IFUNAM un prototipo de una cámara de burbujas como los utilizados para los proyectos PICO y así poder estudiar diferentes materiales para posibles interacciones con la materia oscura.

A través de Eric Vázquez Jáuregui, la UNAM ha entrado al comité de fuentes radiológicas de SNOLAB que se encarga de aprobar fuentes radioactivas para calibración de los detectores, que sean seguras para personal en el laboratorio y también para evitar contaminaciones hacia otros experimentos. La UNAM, ahora, es la única institución no canadiense que forma parte de este comité.

Siendo el único investigador en América Latina que pertenece a estos proyectos, Eric distribuye su tiempo entre el trabajo y su familia, a quien no deja de reconocerle el apoyo incondicional a pesar de los largos tiempos que dedica a su trabajo.

“Es complicado tener tiempo para otras cosas que no sean investigación”, dice, y sin embargo, de vez en cuando se da tiempo para visitar su pueblo natal, porque como bien dice alguna de las rimas de Agustín Lara: “Veracruz vibra en su ser”.

Eric Vázquez Jáuregui en el laboratorio subterráneoSNOLAB durante la instalación del detector de materia oscura PICO-2L. Foto cortesía de de Eric Vázquez.