NOTICIAS

Presentan libro homenaje a Marcos Mazari

Aleida Rueda
14/oct/2015

"Muy probablemente, la única persona que estaría en contra de la publicación de este libro homenaje a Marcos Mazari sería el mismo Marcos Mazari. La razón tiene que ver con una de sus características más evidentes: Mazari era un hombre modesto. Tan modesto que evitaba mostrar que tenía la razón".

Este es el inicio del prólogo que escribieron Manuel Torres Labansat y Adalberto Noyola, directores de los institutos de Física e Ingeniería, respectivamente, para el libro "Marcos Mazari: Un puente entre la ingeniería y la física", presentado el pasado jueves 8 de octubre con la presencia de hijos, hermanos, sobrinos y nietos de la familia Mazari, colegas, amigos y también del rector de la UNAM, José Narro.

En la ceremonia, que se llevó a cabo en el Instituto de Física, Torres Labansat agradeció a la familia y habló de la calidad profesional y humana de Mazari y lo definió como un notable científico que contribuyó de forma sobresaliente en las áreas de física e ingeniería, como formador de proyectos e instituciones y también de nuevos profesionales.

En un esfuerzo conjunto de la familia Mazari y los directores de los institutos de Física e Ingeniería, y en buena medida impulsado por María Esther Ortiz, investigadora emérita del IFUNAM, se inició con el proyecto del libro homenaje a Marcos Mazari desde hace un año con el objetivo de plasmar en él las anécdotas que colegas, amigos y familia de Marcos quisieran compartir de él, en el ámbito profesional, académico y personal.

"Suave, suave"

En la presentación, las palabras de María Esther Ortiz fueron de las más emotivas. "Para ilustrar las cualidades de Marcos el físico experimental, Marcos el ingeniero, Marcos en mangas de camisa, como me hubiera gustado que se llamara este libro, no tengo el espacio suficiente (...) Fue entusiasta y optimista, su entusiasmo no decayó jamás ni siquiera en su lecho de dolor".

A punto de soltar el llanto, Ortiz recordó todo lo que le enseñó Mazari: fomentar la unión, la comunicación y las colaboraciones. "Marcos Mazari fue para todos los que nos consideramos sus alumnos o aquellos que se acercaron a él en busca de asesoría profesional un magnífico amigo y compañero. La edición de este libro es una muestra fehaciente de ello".

Efraín Ovando, en representación del Instituto de Ingeniería, también destacó el amor de Mazari por la ciudad manifiesto en sus estudios de geotecnia para entender el hundimiento del centro de la ciudad de México. Recordó la crítica sana y propositiva no exenta del humor fino que caracterizaba al físico e ingeniero.

Representando a la familia, Marcos Mazari Hiriart agradeció a todos los autores en espera de que este libro sirva de motivación para las nuevas generaciones de científicos que se forman en la UNAM, para que lo tomen como un ejemplo de lo que la pasión por las ciencias y las ingenierías puede lograr a lo largo de toda una vida. "Seguramente mi papá diría 'Qué suave que estemos todos aquí'", dijo el hoy director de la Facultad de Arquitectura de la UNAM.

El libro

En el libro, participaron como autores investigadores de varias instituciones (de Física e Ingeniería, principalmente) que trabajaron con él en proyectos de gran envergadura y pioneros en el desarrollo científicos del país tales como la instalación del primer acelerador de partículas, la fundación de lo que hoy es el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares, los primeros trabajos sobre la mecánica de suelos y el hundimiento del Centro Histórico de la ciudad de México.

Participaron como autores sus amigos y colaboradores del Instituto de Física: María Esther Ortiz, Jorge Rickards, Alfonso Mondragón, Jorge Flores, Eduardo Andrade, Gilberto López, Octavio Novaro, Karim López, Alicia Oliver, Andrés Sandoval, Francisca Aldape, Arturo Menchaca, Guillermo Espinosa, Pedro Hiriart. Sus compañeros del Instituto de Ingeniería: Rafael Almanza, Efraín Ovando, Enrique Santoyo, Juan Jacobo Schmitter, Gabriel Moreno Pecero. Del ININ: Héctor López y José Calvillo. Y otros colegas y amigos de diversas instituciones como Mari Carmen Serra Puche, Carmen Tagüeña y Daniel Díaz. Y para cerrar con broche de oro, el libro incluye una serie de anécdotas de la propia familia Mazari, contada por sus hermanas, sobrinas, hijos, nietos y otros.

Todos los autores fueron invitados a colaborar libremente con escritos que versaran sobre la relación e inspiración más importante que tuvo Mazari en sus carreras o vidas personales. Se hizo una búsqueda exhaustiva de fotos del homenajeado, un asunto que fue especialmente complejo debido a la reticencia de Marcos Mazari por aparecer ante las cámaras.

Aun así se encontraron fotos valiosas y manuscritos en el archivo fotográfico del Instituto de Física y en los álbumes familiares. El libro, con una edición de 750 ejemplares, se terminó de editar en febrero del 2015. Fue diseñado por una de sus hijas, Judith Mazari, quien lo impregnó de toques de calidez y elegancia.

En mangas de camisa

Marcos Mazari Menzer nació en la ciudad de México el 16 de junio de 1925. Era ingeniero civil y físico experimental con maestría en mecánica de suelos y estructuras por la UNAM (1947-1949). Entre 1953 y 1954, y gracias a una beca de la embajada estadounidense, hizo estudios complementarios en la especialidad de física nuclear en el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Mazari falleció en la Ciudad de México el 24 de enero de 2013. Fue miembro del Colegio Nacional, Doctor Honoris Causa de la UNAM e Investigador Emérito del IFUNAM; también, miembro de las Juntas de Gobierno de la UNAM y del INAOE. Recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes, el Premio de la Academia Mexicana de Ciencias. Fue jefe de Investigación Científica y del Acelerador del ININ, profesor afiliado al MIT y profesor de la Facultad de Ciencias UNAM así como presidente de la AMC.

El rector Narro Robles cerró la ceremonia recordando la calidez, la bondad y la sencillez de Mazari. Y aprovechó para dar un mensaje de despedida en su última visita al Instituto de Física: "la vida universitaria me ha dado experiencias maravillosas, una de ellas ha sido conocer a muchos seres humanos maravillosos, los más grandes científicos (...) como Mazari caracterizado por la bondad, el interés por los demás, el compromiso con las instituciones, la preocupación por los asuntos de la ciudad y la formación de recursos humanos. Celebro que estemos haciendo un homenaje a uno de los grandes universitarios", concluyó.