NOTICIAS

Detectar cáncer de mama podría ser más barato

Guadalupe Toalá
22/oct/2015

La Organización Mundial de la Salud eligió octubre como el mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama con el fin de promover la concientización de las mujeres sobre esta enfermedad. Sin embargo, este ejercicio personal no puede lograrlo todo, de la mano, debe profundizarse el desarrollo de tecnología para la detección temprana de tumores y, ahí, curiosamente, hay física en juego.

Héctor Alva, investigador del Instituto de Física de la UNAM, se dedica a mejorar la detección de tumores a través de dispositivos que permitan obtener diagnósticos más certeros para las pacientes.

Según la OPS (Organización Panamericana de la Salud) en el 2012, más de 408,000 mujeres fueron diagnosticadas con cáncer de mama en el continente americano, y 92,000 fallecieron a causa de esta enfermedad. Además se espera que para 2030 el número de mujeres diagnosticadas con cáncer de mama aumente en un 46%.

“No se sabe con certeza las razones del aumento en el índice de cáncer de mama pero podría deberse a factores como el aumento del promedio de vida, factores hormonales y a la capacidad de detectar tumores más pequeños que antes no se podían ver porque no se había desarrollado el equipo adecuado”, explicó el investigador a Noticias IFUNAM.

La forma en cómo evoluciona el cáncer depende del tamaño del tumor, el tipo de las células tumorales del que está conformado y la etapa que se encuentre la enfermedad en el momento de hacer el diagnóstico.

Pero uno de los problemas más importantes es la metástasis, esto es: la migración de las células cancerígenas a través del sistema linfático y que finalmente termina afectando todo el cuerpo.

La sobrevida de la paciente depende del tamaño del tumor. En un tumor menor a un centímetro el pronóstico es bueno, esto significa que la mayoría de pacientes con cáncer luego de 5 años de seguimiento a partir del diagnóstico están vivas, mientras que para tumores entre uno y dos centímetros la sobrevida disminuye considerablemente, sin embargo el pronóstico de la enfermedad depende de si los ganglios linfáticos están afectados.

Dado que los tratamientos son todavía limitados, lo mejor que se puede hacer es una detección temprana y la mamografía es el estudio usado actualmente para hacer un escrutinio en mujeres sanas.

“En México ya se están realizando técnicas relativamente nuevas en el mundo de la medicina nuclear o la imagen molecular, particularmente para detectar tumores malignos de la glándula mamaria”, comentó el investigador.

Además de la mamografía existen otras técnicas de imagen para detección de tumores como la tomosíntesis, ultrasonido y resonancia magnética entre otras; cada una tiene características que permiten obtener información complementaria antes de proceder a hacer una biopsia.

La técnica de Mamografía por Emisión de Positrones (PEM por sus siglas en inglés) emplea radiofármacos emisores de positrones los cuales son administrados a las pacientes; el tipo de radiofármaco depende de la clase del estudio que se realice. Los positrones, que tras recorrer una cierta distancia, se aniquilan con un electrón en el medio y se producen dos fotones en la misma dirección pero en sentidos opuestos; estos fotones son detectados cuando interaccionan con un material centellador.

Estos materiales centelladores son cristales que deben tener determinadas propiedades, como número atómico y densidad altos para aumentar la probabilidad de detectar los fotones y eliminar efectos de dispersión, deben ser rápidos, esto es que el tiempo de recuperación del cristal entre un fotón incidente y otro sea corto, también deben ser transparentes a su propia luz y estar pixelados para poder conservar la información de la posición en la detección de los fotones y así formar la imagen.

Con todas estas características las empresas comerciales dedicadas a producirlas manejan costos muy altos. Ante esto, |Héctor Alva, junto los investigadores Alejandro Vásquez y Alejandro Crespo del IFUNAM, desarrolla un método para pixelizar a los cristales centelladores que conforman a los detectores de los equipos de PEM a costos mucho menores. Este método consiste en grabar planos paralelos en el interior de una pieza grande de centellador focalizando la energía de un láser pulsado en regiones pequeñas del material para ocasionarle microfracturas.

Aunque todavía falta por optimizar este método de pixelización, su implementación es la base para que más adelante se pueda tener este tipo de materiales más accesibles tanto para la docencia como para los equipos de PEM que se utilizan para la detección del cáncer de mama en las mujeres mexicanas.

Héctor Alva. Foto: Dulce Aguilar.

Enlaces Relacionados

Links relevantes:

Cáncer de mama