NOTICIAS

Investigadores del IF participan en la clausura del AIL2015 en Mérida

Aleida Rueda (enviada)
5/feb/2016

Con más de 5 mil eventos relacionados con la luz en 148 países durante todo el año, se lleva a cabo en la ciudad de Mérida, Yucatán, los trabajos de clausura -de 3 días- que pone fin al Año Internacional de la Luz (AIL), bajo la coordinación de la investigadora del Instituto de Física, Ana María Cetto y la participación de Matías Moreno y José Luis Ruvalcaba, también del IF.

En la presentación de la ceremonia, presidida por el gobernador de Yucatán, Rolando Zapata Bello, Cetto reconoció la idoneidad de Mérida para cerrar un año lleno de luz. “Las luces encendidas el 19 de enero en la sede de la Unesco en Paris se apagarán el próximo 6 de febrero en Chichen Itzá, el centro de cultura maya donde proyecciones de luces y sombras sobre las monumentales escalinatas de piedra testigos de los milenarios ciclos de vida y muerte nos recordarán que somos también partícipes de esos ciclos”, dijo.

"Estamos ante un acontecimiento histórico. Las semillas que hemos sembrado durante todo 2015 seguramente van a dar muchos frutos, frutos que habrán de cosecharse. Celebremos pues este histórico ciclo para dar nacimiento a otro: el de la luz más allá del 2015", aseguró la investigadora.

En su evaluación, John Dudley, presidente del comité organizador del AIL, reportó que el éxito del Año Internacional de la Luz quedó constatado por sus 150 patrocinadores y socios; los 191 países desde los que se accedió al sitio web oficial; las 25 estampas conmemorativas; los 28 medios de comunicación que fueron socios del evento así como las más de 15mil menciones en medios de 120 países; además de los 3 mil tuits, 70 videos y 5 composiciones musicales originales.

“El objetivo era diseminar el mensaje sobre la importancia de la luz pero para sorpresa nuestra sucedieron cosas de las que no teníamos conocimiento ni control”, reconoció Dudley.

Durante todo el 2015, ocurrieron distintos eventos: conferencias, festivales, actividades para escuelas locales, exhibiciones de luz, obras de teatro e incluso concursos literarios. Se publicó el libro: “Inspired by Light”, además de varios reportes especiales por parte de importantes publicaciones como las de las revistas Science y Nature.

En un discurso enviado por el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki Moon, afirmó que el 2015 fue un año para celebrar la vida. “Hemos hecho esfuerzos globales para entender y aprovechar la luz como recurso en la medicina, ingeniería y comunicación. Este año celebra la vida. Los esfuerzos para promover la comunicación y la educación iluminan nuestro futuro ahora”, aseguró.

Flavia Schlegel, asistente de la dirección general para las Ciencias Naturales de la Unesco, también coincidió, en un mensaje que transmitió a través de su asistente, en que "ha sido un gran y exitoso año para promover la luz como un instrumento de desarrollo así como la educación y comunicación sobre ella. Con esto se constata el papel de México en este laboratorio de ideas. No puede avanzar el conocimiento sin arriesgarse en las fronteras de la ciencia. Necesitamos una subversión creativa y artística que acompañe el avance de la ciencia".

Otro de los objetivos del AIL fue incrementar la conciencia de la ausencia de luz que actualmente rebasa los 1.5 mil millones de personas en todo el mundo, además de diseminar la importancia de las fuentes de luz eficiente para el desarrollo económico de las naciones.

Durante estos días, en la ceremonia, participan investigadores de áreas aparentemente disímiles: desde físicos y químicos, hasta tecnólogos, diseñadores, arquitectos, artistas, restauradores, empresarios, y gobernantes. La idea de la ceremonia es también cerrar con eso que caracterizó al AIL: la vorágine de ideas y proyectos de todas las trincheras pero con la luz como común denominador.

Para Dudley, quien en el mismo evento recibió el premio Ibn Al-Haytham por su compromiso con la educación y la diseminación de la ciencia entre el público no especializado, la lección del AIL es clara: “hay que aliarnos con grupos más allá de la comunidad científica. Una organización internacional como las Naciones Unidas puede jugar un papel importante si trabajamos con ellos. Es mejor que fragmentarnos y trabajar solos. No regresemos al 2014. Hay que seguir trabajando en conjunto”, concluyó.

Además de la coordinación general de Cetto, quien estuvo inmiscuida en el proyecto desde la misma propuesta del AIL a la UNESCO, el Instituto de Física estuvo representado en los trabajos de clausura por Matías Moreno y José Luis Ruvalcaba, quienes llevan a cabo proyectos de investigación en los que la luz es un elemento esencial.

Moreno participó en la mesa de discusión sobre "Nuevas fuentes de luz para la investigación y las aplicaciones", en el que presentó las necesidades y oportunidades que tiene México para construir su primer sincrotrón. Mientras que José Luis Ruvacaba presentará mañana (sábado) su contribución como coordinador del LANCIC (Laboratorio Nacional de Ciencias para la Investigación y la Conservación del Patrimonio Cultural), relacionados con diversas tecnologías y metodologías que combinan diversas áreas del conocimiento para el estudio de diversos materiales.

El evento está acompañado por un programa cultural que incluye un festival de cine con proyecciones de documentales y demostraciones con luz, conferencias de divulgación, teatro, vistas astronómicas, rituales de luz, y muestra de alebrijes con luz, ubicado en el Museo de Arte Folclórico. La ceremonia concluirá el 6 de febrero con un show de luces y sonido en Kukulkán.

Fotos: Roberto Ramírez.