NOTICIAS

El LEMA, punto de encuentro interdisciplinario

Aleida Rueda
19/ago/2016

El Laboratorio Nacional de Espectrometría de Masas con Aceleradores (LEMA) llevó acabo esta semana su IV Taller, que reunió a especialistas de diversos campos con el común denominador de que llevan a cabo proyectos en el Laboratorio y representan, en su conjunto, una exitosa forma de hacer investigación interdisciplinaria.

El LEMA, un laboratorio de vanguardia en técnicas de datación, fue inaugurado en 2013, y desde entonces ha cumplido su objetivo inicial de no fungir como laboratorio con tareas exclusivas sino ofrecer labores de servicios a investigadores dentro y fuera de la UNAM en ramas como la medicina, la astronomía, la geofísica o la arqueología.

“Este laboratorio fue concebido para prestar servicio y ofrecer infraestructura a gente de otras ciencias que quiera hacer uso de él”, dijo durante el evento la coordinara del LEMA, Corina Solís.

En el evento, el director del Instituto de Física, Manuel Torres Labansat destacó el componente nacional del laboratorio debido a que esto posibilita que se “abran amplias perspectivas de establecer proyectos con varias vertientes: desde ser usuarios, pedir servicios y establecer proyectos con ellos, hasta incluir otras instituciones del país que se beneficien del laboratorio, como ya lo ha venido haciendo el LEMA de manera importante”.

Gracias a que está equipado con la mejor tecnología existente para separar átomos individuales con el fin de medir concentraciones de elementos de diferentes especies en los materiales, y hacerlo con una altísima sensibilidad, el LEMA puede hacer análisis de isótopos raros, es decir, que se encuentran en cantidades mínimas en el planeta, tales como el Carbono 14, Berilio 10, Aluminio 26, Yodo 129 y Plutonio.

A la fecha, dijo la coordinadora, “se han hecho más 1,300 muestras, principalmente de Carbono14; aproximadamente 20% de ellas corresponden a experimentos validación e intercomparación; 5% corresponden a los blancos que no contienen Carbono 14; y el resto son muestran desconocidas ya sea para investigación o para servicio”.

La riqueza de los temas fue resultado del encuentro de investigadores de diversas áreas: quienes intentan responder cómo se formó una estrella; otros que exploran sitios arqueológicos; quienes intentan determinar cuándo nació o murió una persona o quienes quieren saber qué tipo de contaminantes hay en al aire. En todos esos casos, el LEMA ha sido esencial para analizar sus muestras: huesos, dientes, objetos arqueológicos, carbonatos, meteoritos y otro tipo de materiales.

El evento contó con la participación de los coordinadores del LEMA: Corina Solís y Efraín Chávez, además de los investigadores del Instituto de Física: María Esther Ortiz (quien tuvo un papel trascendental para su construcción), Libertad Barrón y Luis Acosta.

También participaron: Miguel Ángel Martínez, de la Facultad de Ciencias de la UNAM, Del McDaniels, de la Universidad de Texas y Jorge López, de la Universidad de Texas en El Paso, ambas en Estados Unidos; Ciprian Ardelean, de la Universidad Autónoma de Zacatecas; Elba Ortiz, de la Universidad Autónoma Metropolitana; Elisabeth Romero, del Instituto Nacional de Investigación Nucleares; y José Villanueva, del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias, Estela Martínez, Guillermo Córdova y Fernando López Aguilar del INAH.

Con varios convenios de colaboración y financiamiento por parte de la UNAM y el CONACyT, el LEMA continuará ofreciendo servicios a distintas áreas científicas y, muy probablemente, ampliará su menú de proyectos.

Participantes del IV Taller.


Participantes del IV Taller.