NOTICIAS

La sinergia entre empresas privadas e investigadores, necesaria

Carlos Antonio Sánchez
21/oct/2016

El pasado 26 de septiembre en el marco de la campaña “Empresa-Academia”, la División de Física de Radiaciones de la Sociedad Mexicana de Física, A.C. y el Instituto de Física de la UNAM llevaron a cabo un primer encuentro entre investigadores y empresarios en el Hotel Royal Pedregal de la Ciudad de México.

El evento, inaugurado por Gloria Soberón Chávez, directora de Vinculación de la Coordinación de Innovación y Desarrollo de la UNAM y Manuel Torres Labansat, director del Instituto de Física de la UNAM, formó parte de la campaña de la Unidad de Vinculación del Instituto de Física que busca incentivar el trabajo entre empresarios y académicos para coadyuvar en el desarrollo económico del país.

En el encuentro participaron varios investigadores del IFUNAM y del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (CINVESTAV), quienes hablaron en torno al tema central: “La interacción de la radiación con los materiales” y fue organizado por Guillermo Espinosa García, investigador del IFUNAM y presidente de la División de Física de Radiaciones de la Sociedad Mexicana de Física.

El objetivo de este encuentro fue abrir un espacio para el diálogo entre académicos y empresas sobre el desarrollo y producción de detectores plásticos (como el CR-39) para la radiación ionizante y sus distintas aplicaciones.

También participaron Gerardo Martínez Montes, director del Centro Universitario de Vinculación y Transferencia de Tecnología de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla; Darío Núñez Zúñiga, tesorero actual y presidente electo de la Sociedad Mexicana de Física; y Carlos Vázquez López, vicepresidente de la DFR-SMF; además de las coordinadoras de Vinculación y Comunicación del IF, Victoria Silva y Aleida Rueda, respectivamente.

En su conferencia “El CR-39 como material detector de partículas cargadas y de uso en lentes ópticos”, Espinosa y sus colaboradores Carlos Vázquez López y Mariana Cerda-Zorrilla, describieron al CR-39 como el material más empleado por la industria de la óptica: desde su aplicación en tipos de gafas, hasta en filtros para fotografía profesional y, lo más importante, en la detección de cierto tipo de radiación.

De acuerdo con Espinosa, "la radiación ionizante es la energía que los átomos liberan en forma espontánea, en ciertas condiciones pueden ser un riesgo para la salud". Todas las personas están expuestas de manera natural o artificial a las radiaciones cósmicas, emisiones de la propia tierra, del aire, del agua, y de los alimentos. Todo el tiempo, el humano y todos los seres vivos y los objetos, están expuestos a la radiación ionizante. "Es necesario analizar, evaluar y determinar este fenómeno, para poder identificar con claridad los riesgos en salud, evitando cánceres, leucemias, y otros tipos de enfermedades por exposición a las radiaciones", dijo.

Durante más de 20 años, el investigador Espinosa García ha desarrollado diversos proyectos para describir los niveles de radón en distintas partes del país. En 2013, desarrolló un método para medir los niveles de radiación con el uso del CR-39 en 12 invernaderos de la Ciudad de México ubicados en las delegaciones Tlalpan, Xochimilco y Coyoacán y los resultados fueron publicados en la revista internacional Journal of Radioanalytical and Nuclear Chemistry. Ahora, su objetivo es aliarse con la iniciativa privada para poder producir más detectores con CR-39.

Por parte de la empresa privada, asistió a este encuentro Rafael Montoya Figueroa, director general de Visiva Óptica & Lab, una empresa mexicana con más de 26 años de experiencia en la industria. Montoya habló del uso de CR-39 para lentes ópticos como reemplazo del cristal y de sus características más importantes: resiste la mayoría de solventes, tiene una estructura más manejable, permite tratamientos antireflejantes, antirrayas, espejeados e incluso la combinación con filtros UV. Aunque el empresario ha trabajado con Espinosa desde hace unos meses en el evento concretaron colaborar para la producción de detectores con CR-39. Además, las empresas "Shamir", que producen los lentes ópticos en Estados Unidos y México, también mostraron interés en este proyecto de producción del polímero CR-39 con fines científicos y para medición de radiación.

La campaña “Empresa Academia” es impulsada por el IFUNAM y diseñada por Victoria Silva Domínguez, coordinadora de la Unidad de Vinculación. De acuerdo con ella, hasta ahora “al menos 10 investigadores del IF se han asociado con alguna empresa privada”. Además de incrementar este tipo de alianzas, la campaña busca transmitir el mensaje de que los investigadores pueden beneficiar de diversas formas a la industria.

“Como universidad no tenemos muchos recursos para impulsar invenciones pero las empresas podrían tener mayores oportunidades de hacerlo. Si generamos estas alianzas, podremos explotar el mercado con un impacto nacional y generar nuevos empleos, nuevas formas de producción y de inversión extranjera o nacional”, explica Victoria Silva a Noticias IFUNAM.

Para la especialista en vinculación, lo más importante es que desde el primer momento el investigador o investigadora que busca aliarse con una empresa se asesore por la misma universidad para establecer convenios legales y leales con las empresas. De esta forma pueden lograrse beneficios para todos: para el investigador, para la empresa y para la UNAM. “Todas las patentes son exclusivas de la UNAM pero se les da reconocimiento al autor además de regalías”, dice Silva.

La campaña incluirá más actividades a lo largo de este año y de 2017, como conferencias, seminarios y talleres con expertos de vinculación e investigadores con experiencias exitosas de vinculación con el sector empresarial.

Participantes durante el primer encuentro Empresa-Academia. Fotos: Pedro Zaldívar.