NOTICIAS

Rolando Cordera inaugura ciclo: “El IF ante la problemática nacional”

Evelyn C. Ayala
15/mar/2017

El reciente cambio presidencial en Estados Unidos y sus ecos, así como las decisiones unilaterales que ha tomado el gobierno de México sobre temas de importancia nacional, han orillado a expertos en materia económica y política a organizar discusiones en torno al papel que debe tomar México, y sus distintas comunidades, para enfrentar estos problemas.

La problemática nacional y la necesidad de soluciones también despertaron el interés en algunos investigadores del Instituto de Física de la UNAM. Particularmente, las investigadoras Alicia Oliver y Karen Volke propusieron una serie de charlas para debatir posibles propuestas que atiendan las carencias sistemáticas del país.

En la charla inaugural de este ciclo de conferencias, que se llevó a cabo el pasado 8 de marzo, el investigador Rolando Cordera Campos, de la Facultad de Economía de la UNAM, discutió algunas formas para defender el interés nacional y propuso “una plataforma de intercambio, de diálogo y de deliberación sobre la situación actual y sobre sus perspectivas”.

Cordera Campos pertenece a un grupo denominado Nuevo Curso de Desarrollo, que busca generar ideas que hagan frente a los acontecimientos en materia de salud, desarrollo rural, infraestructura, política financiera, macroeconomía, educación, entre otros temas internacionales.

Coordinado por Cordera, el grupo trabaja de la mano con académicos como el economista Carlos Heredia Zubieta, dirigentes políticos y sindicales como Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, especialistas en el ámbito internacional como Francisco Suárez Dávila, además de líderes empresariales y organismos de la sociedad civil.

Durante su charla, el investigador agradeció el interés del Instituto para evaluar la condición nacional a través de “un ejercicio al que no estamos acostumbrados los mexicanos y tampoco educados para hacerlo. Para intercambiar monólogos sí estamos muy adiestrados, pero para cruzar ideas y para confrontar diagnósticos, no es una práctica arraigada en el espacio público”.

Radiografía mexicana

Para México, el escenario económico es de total incertidumbre ante el llamado “efecto Trump”. Recientemente el Banco de México reconoció a través de un documento publicado en su portal que existe una gran influencia del comportamiento económico estadounidense, desde su política monetaria hasta “la reforma fiscal, las barreras al comercio exterior, la negociación del TCLAN, acciones orientadas a remesas de trabajadores y la política migratoria”.

El investigador coincide con Banxico en que las decisiones políticas exteriores afectan a México, sin embargo, consideró de vital importancia el análisis interno de las repercusiones de la violencia y los escándalos por conflictos de intereses. “Hay que asumir que lo anterior no es suficiente para derrumbar la credibilidad de un gobierno que ha arrastrado el pecado original de no haber intentado una deliberación a fondo de sus diagnósticos y sus propuestas. No lo quiero disculpar pero sí insistiría en que eso lo venimos arrastrando. Debimos haber empezado a construir un nuevo sistema político basado en la deliberación”, aseguró Cordera.

También habló del cambio en la presidencia estadounidense como uno de los problemas que México no dimensionó a partir del discurso de Donald Trump. Según Cordera, México fue víctima de la inercia, misma que calificó como la peor de las costumbres sociales. Aseguró que el actual presidente estadounidense puso en el ojo del huracán al país, es decir, en “un momento de gran calma chicha. Si uno está debajo del ojo del huracán no pasa nada; pero si uno se cree que no pasa nada, se lo lleva el viento al poco rato. Algo así nos está pasando y nuestra reacción ha sido pausada, por no decir pasmada”.

El quehacer de la comunidad académica

Desde sus diferentes áreas de conocimiento, Cordera y los integrantes del Nuevo Curso de Desarrollo elaboraron un plan de emergencia, con dos ediciones, titulado En defensa del interés nacional ante la coyuntura crítica, ¿qué hacer?

En el documento, consideran medidas como: “el diseño de un programa de emergencia de apoyo al empleo, orientado a las regiones y segmentos de la población que probablemente se vean más afectadas por el choque externo que ya se resiente; lanzar un programa de inversión pública para mejorar y ampliar la infraestructura en las regiones más atrasadas del país, complementado con apoyos financieros oportunos y significativos de la banca de desarrollo; renovar el pacto fiscal de la nación: hay que elevar los ingresos y reorientar y hacer más eficiente el gasto público, con criterios de progresividad, transparencia y rendición de cuentas”.

Desde el área académica, Cordera aseguró que las consecuencias de “la dictadura de la inercia y de la lentitud para reaccionar frente a acontecimientos inesperados pero muy significativos, sólo se puede superar por la vía del conocimiento adquirido y del adquirible”. El sistema universitario nacional debe servir como un intermediario respetado y escuchado por otras comunidades de la nación. Además, “las comunidades universitarias científicas y humanísticas deben contribuir a la tarea de esclarecer y a analizar las perspectivas, a crear contextos de exigencia política para los representantes y dirigentes del Estado, y a crear una opinión pública nueva y diversa”.