NOTICIAS

Manuel Torres presenta informe con énfasis en la reestructuración del IF

Aleida Rueda
08/jun/2017

A sus casi 80 años, el Instituto de Física podría ser una institución poco abierta al cambio y, sin embargo, en los últimos años se ha gestado un proyecto de reestructuración que busca, precisamente, rejuvenecerlo, modificarlo de tal manera que satisfaga las necesidades académicas de sus más de 120 investigadores, y responda activamente a las tendencias de investigación en temas de física en México y el mundo.

Manuel Torres Labansat, director del IF, ha encabezado esta reestructuración desde el 2011. Y en su último informe de actividades pudo mostrar algunos de los avances.

Uno de ellos es la creación de dos nuevos departamentos. A los existentes de Física Teórica, Física Experimental, Física Química, Materia Condensada, Estado Sólido y Sistemas Complejos se sumarán los departamentos de Física Cuántica y Fotónica y de Física Nuclear y Aplicaciones de la Radiación. El objetivo es reunir a los investigadores que tienen intereses y líneas de investigación comunes para generar trabajos y redes de colaboración más fuertes y productivas.

Otro elemento importante en esta reestructuración ha sido el aprovechamiento del Programa de Renovación de la Planta Académica de la UNAM así como de las Cátedras Conacyt para la contratación de nuevos científicos, que han permitido no solo la creación de nuevas líneas de investigación sino la reducción del promedio de edad de los investigadores. En los últimos años, el Instituto ha contratado a 27 nuevos investigadores. En el último año, se contrataron a 6.

“El promedio de edad del Instituto sería hoy de 62 años, pero con la entrada de jóvenes investigadores lo hemos logrado reducir a 58 años”, dijo Torres Labansat. El Instituto trabaja en propiciar los espacios para que se enriquezca y coincida el talento y la fuerza de los investigadores recién llegados con la experiencia y la visión institucional de quienes lo fundaron o quienes lo han fortalecido académicamente en estos años.

En cuanto a su producción académica, el IF ha recuperado sus niveles en varios criterios: aumentó, por ejemplo, la participación de los investigadores posdoctorales en publicaciones científicas; subió también el número de artículos publicados por investigador por año (pasó de 1.6 en 2011 a 2.23 en 2017) con un factor de impacto a 3.2 en promedio, superior también al del año pasado.

Desde 2012, ha aumentado de manera sostenida el número de tesis dirigidas en licenciatura, maestría y doctorado. En 2016, aumentaron especialmente las tesis de licenciatura (de 39 a 51) y de doctorado (de 10 a 21). También incrementó la participación de los investigadores en los cursos formales y en programas de posgrado como el Posgrado de Ciencias Físicas y el Posgrado de Ciencia e Ingeniería de Materiales.

El Instituto también es buen ejemplo de ciencia de vanguardia y con proyección nacional e internacional. Algunos investigadores trabajan en proyectos internacionales como HAWC, ALICE-LHC (CERN), AMS-CERN (estación espacial), Jefferson Lab, Física fundamental con neutrones ultra-fríos, Snolab, y DESI. Además el IFUNAM participa de manera importante en cuatro Laboratorios Nacionales.

Los siguientes pasos en la reestructuración del IF están enfocados en crear y fortalecer los llamados Programas de Investigación del Instituto de Física, cuya convocatoria fue lanzada en 2015, y que buscan consolidar líneas de investigación novedosas que generen conocimiento de frontera y, especialmente, que estimulen el trabajo colectivo y la colaboración entre los departamentos actuales.

Producto de estas nuevas líneas de investigación, se ha tenido que generar nueva infraestructura. En los últimos dos años se crearon tres laboratorios: (i) Experimental de grafeno, (ii) Nanofotónica avanzada y (iii) Fotónica de silicio.

Por otro lado, por ejemplo, para crear el Laboratorio Nacional de Materia Cuántica (LANMAC) se habilitó un espacio que había sido sub utilizado y ahora hospeda la sección del laboratorio de materia ultrafría, donde próximamente se espera producir, por primera vez en nuestro país, un condensado compuesto tanto por bosones, como por fermiones.

Además, el Instituto adquirió recientemente un magnetómetro superconductor SQUID que permite analizar las propiedades magnéticas de nanopartículas y que cuenta ya con nueve usuarios, cuatro de ellos del IF. Y, por otra parte, se concluyó la compra de una impresora 3D que les permitirá a los investigadores del IF iniciar trabajos de manufactura aditiva.

“Esta re estructuración de grupos, programas y departamentos permitirá hacer alianzas y aumentar la productividad del IF”, dijo Torres Labansat.

En respuesta, el coordinador de la investigación científica de la UNAM, William Lee, felicitó a Torres Labansat y a toda la comunidad del Instituto por estos avances en la reestructuración y los convocó a seguir trabajando para que toda la infraestructura sea compartida y utilizada por más investigadores.

“Me da mucho gusto ver la diversidad de laboratorios –dijo Lee-. El Instituto de Física tiene de todo. Me da mucho gusto, así debe de ser (…) Y sólo hay que fortalecer un puente entre la juventud y la experiencia que ha tenido el IF durante tantos años”.

Fotos: Pedro Zaldívar y Carlos Antonio Sanchez.