NOTICIAS

A un suspiro de la diabetes: investigadores la detectan a través del aliento

Kelly Tovar
7/nov/2017

La vida se va en un suspiro y, sobre todo, cuando se tiene diabetes: cada año, 75 mil personas mueren en México debido a esta enfermedad, sin embargo un grupo de investigadores está intentando diagnosticarla de forma oportuna y, literalmente, en un suspiro.

De acuerdo con cifras de la Federación Mexicana de Diabetes, esta enfermedad es la primera causa de muerte en nuestro país: más de 10 millones de mexicanos la padece y 3 millones de ellos no saben que la tienen.

La diabetes es provocada por los bajos niveles de insulina que causan, a su vez, altos niveles de glucosa en la sangre. Las complicaciones derivadas de este padecimiento pueden ser enfermedades cerebrovasculares, ceguera, gangrena, enfermedad del corazón, entre otras.

Katya Vázquez es alumna del Posgrado de Física Médica que dirige actualmente la investigadora del Instituto de Física de la UNAM María Ester Brandan. Ella, junto con un equipo multidisciplinario, desarrolló un experimento en el que es posible detectar la condición de pre diabetes a través del aliento exhalado.

Este equipo multidisciplinario contó con la participación de investigadores de la UNAM, así como del Centro de Investigación en Matemáticas (CIMAT) y el Hospital General de México. Y los resultados forman parte de la tesis de maestría que presentó Katya, asesorada por Antonio Juárez Reyes, investigador del Instituto de Ciencias Físicas (ICF) de la UNAM.

Lo que motivó a Katya a interesarse en un posgrado en física médica especializado en diabetes fue, precisamente, las alarmantes cifras de la población mexicana que padece diabetes y en la importancia de detectarla a tiempo.

“Mi investigación se centra en la prevención, apoyada en un diagnóstico de la prediabetes con el objetivo ayudar a las personas a que cambien su estilo de vida para evitar que desarrollen la diabetes u otros síntomas metabólicos”, dijo Katya Vázquez a Noticias IFUNAM.

La ventaja del método, desarrollado por el grupo al que pertenece Katya Vázquez, es que no es invasivo ni tan exhaustivo como el examen de A1C o la curva de tolerancia a la glucosa oral. En estos estudios convencionales se extrae la sangre de la vena o se pincha el dedo para saber el nivel promedio de glucosa en la sangre de los últimos 3 meses. Con ello, se identifica si la persona es diabética o pre diabética (cuando su nivel de la glucosa está entre un balance normal y cuando ya se puede diagnosticar la diabetes.)



Katya Vázquez, en el Instituto Nacional de Cancerología (INCan).Foto: Kelly Tovar (Unidad de Comunicación IFUNAM)

Como si fuera alcoholímetro

A diferencia de esos estudios, este método no requiere pinchar a los pacientes. De hecho, es el inicio de lo que podría funcionar como un alcoholímetro. En el momento en que el paciente exhala, la investigadora analiza en el aliento biomarcadores, sustancias que se pueden medir y evaluar, y que se utilizan como indicadores para identificar si la persona tiene un proceso biológico normal o un estado patogénico.

La investigadora analiza el aliento exhalado a través de la técnica de cromatografía de gases acoplada a la espectrometría de masas y detección de ionización de flama.

La base del cromatógrafo es separar y analizar las mezclas de sustancias conocidas como Compuestos Orgánicos Volátiles (COV), sustancias químicas que contienen carbono, que se convierten fácilmente en gases o vapores y también contienen otros elementos como hidrógeno, nitrógeno, azufre, bromo, entre otros.

El detector de ionización de flama, que es un método de detección del cromatógrafo, es el más común para el análisis de la mayoría de los compuestos orgánicos.

“Un cromatógrafo de gases te da una resolución y una sensibilidad para una gran cantidad de compuestos del aliento, además en una misma muestra de aliento se pueden analizar diferentes enfermedades como cáncer de pulmón o de mama, es decir, que puede ser multidiagnóstica, bajo protocolos bien definidos”, comentó Katya Vázquez para Noticias IFUNAM.

Con la técnica de cromatografía de gases, el equipo logró caracterizar los compuestos de prediabetes, diabetes y metabolitos que se encuentran en el aliento, sustancias resultantes del proceso metabólico.

Gracias a este trabajo, será posible conocer de forma muy temprana si alguien tiene este padecimiento y así cambiar el estilo de vida a tiempo para evitar complicaciones a futuro.

Después de este primer desarrollo experimental, para Katya Vázquez “el reto es crear en la próxima década los sensores que permitan construir el dispositivo completo”. Estos dispositivos serían muy parecidos a una nariz electrónica, que es un sistema electrónico que analiza COV en una muestra olorosa.

“Este tipo de proyectos tiene una aplicabilidad muy importante para la sociedad”, dice ella, y mira en su futuro la posibilidad de llevar este dispositivo a los hospitales para que cualquier persona pueda saber si tiene diabetes o no… en un suspiro.



Katya Vázquez, en el Instituto Nacional de Cancerología (INCan). Foto: Kelly Tovar (Unidad de Comunicación IFUNAM)