NOTICIAS

Jorge Flores presenta libro sobre sus memorias en la FIL

David Salcedo
13/dic/2017

El emérito del Instituto de Física de la UNAM, Jorge Flores Valdés, presentó el pasado 26 de noviembre en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara su nuevo libro “La otra gran ilusión. Memorias de un físico mexicano”, el cual, de acuerdo con el autor, relata sus dos grandes pasiones: el desarrollo de la física y la divulgación de la ciencia en México.

Recientemente, el investigador habló de su libro y de su contribución en la Colección la Ciencia para Todos, en el ciclo "Diálogos entre la Física y la Divulgación", organizado por el Fondo de Cultura Económica y el Instituto de Física.

Recordó que fue por invitación de Alejandra Jáidar que sus planes de escribir material científico para el público tuvieron éxito. “Ella me dijo que quería hacer un proyecto de libros de divulgación de la ciencia. Yo acepté e iniciamos la colección”, dijo el emérito.

"Nuestro objetivo original era una locura: publicar un libro cada mes, era casi un sueño, pero lo más interesante es que prácticamente lo cumplimos: ya que en promedio se han publicado 7.8 libros por año de más de 206 autores, puedo decir que La Ciencia para Todos es la serie de libros divulgativos más grande en la historia de la humanidad; es un éxito para la humanidad”, declaró Flores.

En el diálogo, Flores estuvo acompañado por Brenda Arias Martín, la responsable de la Unidad de Comunicación de la Ciencia del Instituto de Astronomía y Premio Nacional de Divulgación Miguel Herrera en 2006.



Jorge Flores en la presentación de sus memorias en la FIL. Foto: FCE.

“Hace más de 30 años, grandes personajes en materia de ciencia se dieron cuenta de lo importante que era generar un proyecto para divulgar el conocimiento científico en español, con un lenguaje claro, accesible y ameno; que sirviera para impulsar a los jóvenes hacia la ciencia y que fuera de apoyo a los libros de texto”, declaró la divulgadora.

Por su parte, el investigador del IF compartió su experiencia como uno de los diez miembros fundadores de la colección que actualmente cuenta con más de 240 tomos.

Derivado de la colección, han surgido diversos concursos, por ejemplo: “Leamos la Ciencia para Todos”, el cual lleva 14 ediciones, o el “Premio Internacional de Divulgación de la Ciencia Ruy Pérez Tamayo”, el cual se celebra desde 2011 y tuvo tanto éxito que ha logrado recibir cerca de 72 mil ensayos de divulgación.

Una hojeada a Jorge Flores Valdés

Como autor de “La Ciencia para Todos”, Flores ha publicado cinco libros de divulgación de la ciencia: “Una hojeada a la materia”, que es el número 3 de la colección, y La gran ilusión I, II, III y IV.

El primer título es un compilado de las diversas teorías sobre la materia que han existido, además de dar un pasaje histórico, por ejemplo, el investigador narra cómo fue que llegó a México en 1952 el primer acelerados de partículas Van Der Graff al IF como el primer aparato grande para hacer física experimental.

Por otra parte, los siguientes cuatro libros abordan los temas de la física de manera más cualitativa y crítica, tocan temas conceptuales y teórico como la concepción de la partícula elemental quark o los monopolos magnéticos, asimos conceptos más contemporáneos como las ondas gravitacionales o la fusión fría.

Jorge flores explicó que en estos libros, La gran ilusión I, II, III y IV, hay un elemento significativo y sentimental para él. “En las portadas está una máquina de escribir Remington Rand porque con ella con la que mi papá escribió dos libros. Yo decidí, como un homenaje a él, que todas las portadas llevarían la imagen de su máquina”.

Otro texto del investigador, que elaboró en conjunto con Eduardo Martínez, es “La popularización de la ciencia y la tecnología en México”, el cual es una compilación de 15 ensayos de especialistas nacionales e internacionales que examinan la fenomenología sucedida en la divulgación científica.



Jorge Flores y Heriberto Sánchez en la presentación en la FIL. Foto: FCE.

Un museo con más interacción

Jorge Flores también habla en su libro de su papel para el diseño y la construcción del Museo de Ciencias Universum. “Mi equipo y yo nos dimos cuenta de las enormes posibilidades de hacer un gran museo ya que teníamos especialistas de todas las facultades de la universidad”, recuerda.

El museo Universum se inauguró en 1992 bajo la supervisión de Flores Valdés, a quien el entonces rector de la UNAM José Sarukhán Kermez le encomendó dirigir el proyecto bajo el concepto de “contribuir a la formación de una cultura científica y tecnológica así como fomentar el interés por la ciencia y la tecnología en la sociedad”.

Desarrollaron cerca de 700 equipos que propician el movimiento y la interacción de los visitantes, de los cuales 300 estuvieron en su inauguración de 1992. “La regla era que el contenido fuera original, claro y sobre todo interactivo para que las personas participaran y no solo vieran”, dijo.

A partir del año pasado, el museo renovó la mayoría de sus salas para agregar contenido audiovisual y actualizar su información, por ejemplo, la sala r3 reduce, reutiliza y recicla o La química está en todo.

Acerca de esta renovación, Flores criticó el contenido audiovisual. “La gente anteriormente se montaba en los aparatos, se movía, se pesaba. Pero no se puede culpar del todo a los directivos porque parece ser un proceso mundial. Me parece que es una tendencia universal porque ahora esas salas deben competir con los dispositivos móviles y las computadoras. Es una tendencia que va para mal. Aun así, Universum necesita retomar la interactividad”, concluyó.

Actualmente, Universum cuenta con 13 salas principales con temáticas de energía, química, estructura de la materia, el Universo, biología humana y salud, biodiversidad, ecología, matemáticas, agricultura y alimentación; además de contar con diferentes espacios de teatro, la senda ecológica, biblioteca y la parcela.



Jorge Flores y Heriberto Sánchez en la presentación en la FIL. Foto: FCE.