NOTICIAS

El legado de Hawking: hacer preguntas valientes

Kelly Tovar
15/mar/2018

“Es una enorme pérdida pero también es una gran fortuna que lo hayamos tenido tanto tiempo a pesar de su enfermedad”, dijo hoy el investigador y director del Instituto de Ciencias Nucleares, Miguel Alcubierre, en una rueda de prensa sobre la vida y el legado de Stephen Hawking, organizada por la UNAM en el Instituto de Física, y en la que también participaron los investigadores del IF Saúl Ramos y Eric Vázquez.

Muy probablemente Stephen Hawking fue el científico más famoso de nuestra época. No solo por sus contribuciones fundamentales a la física teórica, en el área de la cosmología, la gravitación cuántica, de los agujeros negros sino por su fortaleza y valentía para lograr méritos académicos sin tomar en serio sus dificultades físicas.

Para Saúl Ramos, “Hawking nos dejó un mensaje clave: debemos hacer preguntas valientes que vayan en contra de lo establecido”.

Una radiación con su nombre

Una de esas aportaciones en contra de lo establecido fue el trabajo de Hawking acerca de los agujeros negros, una región en el espacio donde la gravedad es tan fuerte que nada puede escapar de ellos. A la radiación que emiten estos agujeros se le conoce hoy como radiación de Hawking pues fue él quien postuló sus propiedades.

De acuerdo con Ramos, Hawking descubrió la posibilidad de que un agujero negro se evapore tras algún tiempo de emitir la hoy llamada radiación de Hawking. "Stephen conocía ya la demostrada esencia de la creación 'espontánea' de materia y antimateria, descrita por la física cuántica. Cuando la luz alcanza ciertas energías altas, es capaz de convertirse en un par de partículas, una de materia y otra de antimateria (como un electrón y un positrón, o un protón y un antiprotón), ambas escapando en direcciones opuestas. Esto ocurre todo el tiempo, incluso en nuestro planeta", explica el físico.

"Pero estas partículas tienen una vida MUY breve en lugares como los que nos rodean porque se encuentran con otra pareja de partículas similares y la materia elimina a la antimateria, convirtiendo toda la energía en luz nuevamente. Hawking se preguntó qué sucedería si este mecanismo cuántico ocurriera justo en la frontera o cascarón del agujero negro, en la superficie del horizonte de eventos. Un haz de luz muy energético en el interior del agujero podría crear una pareja de partículas de tal manera que, por ejemplo, la antipartícula quedara atrapada dentro del agujero y la partícula volara hacia la libertad fuera del agujero negro. La partícula liberada se llevaría parte de la energía contenida en el agujero negro y éste perdería, muy lentamente, su masa".

Pero este no sería el único proceso cuántico en el que semejante pérdida de masa ocurriría. "La mecánica cuántica también indica que un par de partículas de materia y antimateria también se pueden crear de manera totalmente espontánea, ¡incluso en el vacío! Una de las partículas, si nacieran en el cascarón del agujero negro, podría escapar para nunca volver".

Pero aún hay más: "la mecánica cuántica también indica la posibilidad de tunelamiento cuántico. Incluso si el horizonte de eventos se opusiera a que las partículas transitaran hacia su libertad, alguna de ellas podría evadir la frontera del agujero negro 'tuneleando' desde el interior hacia afuera, como ocurre en los propios núcleos atómicos con las partículas alfa. La cuántica predice, contra todo pronóstico, que todo agujero negro debe emitir una cantidad pequeña, pero constante, de partículas muy veloces, la llamada radiación de Hawking", explica Ramos.

De acuerdo con los científicos, todavía no se puede detectar la radiación de Hawking porque es muy difícil trabajar con agujeros negros pero no dudan que en un futuro suceda.



Los participantes de la conferencia de prensa de hoy. Foto: David Salcedo.

Los investigadores también coincidieron en que a pesar de que Hawking hizo contribuciones importantes a la física, hay que poner énfasis en que no la revolucionó. “Hawking no fue el nuevo Einstein ni el nuevo Newton”, afirmó Ramos. “No llegó a la teoría del todo, lo más cercano fue la radiación de Hawking. Él confiaba en que las próximas generaciones la encontrarán”, comentó.

Más rápido

Hawking no solo tenía un interés por la física, también en el ámbito social abogó por el cambio climático convenciendo a los políticos de que era real y era causado por las emisiones de CO2 .

Además su trabajo como divulgador es muy reconocido; tenía interés en que el conocimiento llegará a todos. Su libro Breve historia del tiempo inspiró a más de uno para dedicarse a la física y la cosmología, como al mismo Eric Vázquez, quien tuvo la oportunidad de conocerlo cuando trabajó en el laboratorio SNOLAB de Canadá.

Sus libros también inspiraron a los niños a la ciencia. “Quería acercar a los más pequeños a la ciencia, él nos recordaba que eso era tan importante como la ciencia que hacemos”, dijo Ramos.

Hawking publicó más de una docena de libros de divulgación científica e hizo varios documentales, uno de los más famosos es Los secretos del Universo de la BBC, además participar en varias series y películas, con las que dejó claro que la solemnidad no era lo suyo.

Una de sus grandes características era su sentido del humor. Vázquez recuerda que cuando Hawking visitó el laboratorio en SNOLAB, ubicado a 2 kilómetros bajo tierra, sus asistentes le preguntaron cómo quería bajar. “Más rápido”, dijo él desde su voz computarizada.

Un científico aventurero con gran sentido del humor, es quizás la forma en la que muchos los recordarán. Estos físicos mexicanos, por su parte, no tienen otra forma de rendirle homenaje que haciendo lo que apasionó a Hawking desde joven: descubrir de qué está hecho el Universo.



Los participantes de la conferencia de prensa de hoy. Foto: David Salcedo.