NOTICIAS

María Ester Brandan es elegida como fellow de la AAPM

Evelyn C. Ayala
24/abr/2018

En marzo de este año, la investigadora del Instituto de Física, María Ester Brandan Siqués, fue nombrada fellow de la Asociación Nacional de Físicos en Medicina de Estados Unidos (AAPM, por sus siglas en inglés), como reconocimiento a su destacada trayectoria.

La AAPM actualmente cuenta con 8,784 miembros en 98 países y tiene el objetivo de mejorar la atención a pacientes a través de la radiación e imágenes radiológicas.

María Ester Brandan, especialista en física médica, es la única mexicana del grupo de 33 fellows que forman parte de la AAPM, anunciados recientemente, y cuya premiación se llevará a cabo en una ceremonia especial el próximo el 30 de julio, en la reunión anual de verano de la organización.

Para pertenecer a este grupo de estudio hay una condición esencial: los miembros deben contar con una amplia y distinguida carrera en la física médica y haber desarrollado investigación práctica así como aportaciones a la enseñanza de este campo.

De acuerdo con el portal de la AAPM, esta asociación se formó por un pequeño grupo de físicos en 1958 con el objetivo de “promover la aplicación de la física a la medicina y la biología, y fomentar el interés y la formación en física médica y campos relacionados”.

Su misión es la misma desde su formación: lograr avances médicos con ayuda del conocimiento de otras disciplinas como la física y la biología e impulsar la enseñanza de estas áreas.

La AAPM cuenta con dos revistas especializadas: Medical Physics y Journal of Applied Clinical Medical Physics (JACMP) donde colaborarán los nuevos miembros. Además, la asociación organiza tres reuniones anuales, una en verano y otra en otoño. Esta última es un esfuerzo conjunto con la Sociedad Radiológica de América del Norte.

Y es precisamente a lo que Brandan, física por la Universidad de Chile, se ha dedicado desde su doctorado en la Universidad de Winsconsin, en Estados Unidos.

Hace más de 20 años, la investigadora advirtió que los físicos por mucho que estuvieran interesados en colaborar con la medicina, no estaban preparados para hacerlo porque no existía una especialización de la física en ese campo, salvo algunos cursos impartidos por la Agencia Internacional de Energía Atómica o la Organización Mundial de la Salud.

En junio de 1997 se dio el banderazo para que iniciara la maestría en física médica como opción dentro del Posgrado de Ciencias Físicas de la UNAM. Hoy es un programa prácticamente único a nivel nacional porque ha graduado a la fecha a más de 130 alumnos y, por su alta eficiencia terminal y calidad académica, cuenta con el título de Posgrado de Calidad por parte del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

En todos estos años, la investigadora, se ha dedicado al desarrollo de métodos para la detección oportuna del cáncer en las glándulas mamarias y perfeccionar las estrategias enfocadas a revelar cualquier tipo de lesión del tejido mamario con el uso de mastógrafos digitales.

Su trabajo de cerca de 130 artículos publicados en revistas especializadas como Physics Reports, le ha valido ser parte del Sistema Nacional de Investigadores nivel III y de la Academia Mexicana de Ciencias. También dirigió la División de Física Nuclear y la División de Física Médica de la Sociedad Mexicana de Física y ha sido galardonada con el Reconocimiento Catedrático UNAM en 2002, entre muchos otros.



Anuncio oficial que publicó la AAPM en su cuenta de Twitter
.