NOTICIAS

Con emotivo homenaje, el IF recuerda a Octavio Novaro

Reyna Alejandra Fonseca Velázquez
30/may/2018

“El mundo te quedaba pequeño y decidiste volar”, con estas conmovedoras palabras se despidió Laura de su papá, Octavio Novaro, en el homenaje póstumo que se hizo en su memoria el pasado 17 de mayo, dentro del Instituto de Física (IF) de la UNAM.

En el auditorio Alejandra Jáidar se reunieron familiares, amigos y colegas del investigador. En el evento se escucharon historias cariñosas, nostálgicas, graciosas y emocionantes que compartieron quienes conocieron al investigador en alguna de sus distintas facetas y que reflejaron todo lo que Novaro dejó sus vidas.

Estuvo en el homenaje la esposa del investigador Lucy Novaro y a sus tres hijos, Laura, Lucy y Octavio, de quienes escuchamos las palabras cariñosas y llenas de admiración hacia su padre.



Homenaje a Octavio Novaro en el IF. Foto: Carlos Antonio Sánchez.

También participaron con anécdotas y discursos, Manuel Torres, director del IF, José Luis Mateos del IF, Iván Ortega, del Instituto de Ciencias Físicas y Alejandro Frank, del Centro de Ciencias de la Complejidad. Los tres últimos fueron alumnos de Novaro y luego se convirtieron en sus colegas.

Rafael Costero, del Instituto de Astronomía, habló de cómo, “por coincidencias muy grandes”, fue compañero de clase de Novaro desde la secundaria hasta la universidad; Tessy López, su “hija adoptiva”, de la Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco; Salvador Malo, de la Secretaría de Educación Pública y Jorge Flores del IF, colegas y amigos de Octavio Novaro.

Uno de los primeros recuerdos de Novaro fue el de Manuel Torres que lo recordó como un profesor tan comprometido como riguroso. “Al pasar por su oficina los colegas veíamos como empleaba largas horas haciéndoles exámenes orales a sus estudiantes, uno tras otro durante dos o tres días”.

Y sí como profesor era bueno, como estudiante también lo fue, así lo atestiguó Rafael Costero. Octavio y él estudiaron en la misma secundaria, preparatoria y universidad. Y aunque no convivieron demasiado, Costero recuerda a Octavio como un amigo entrañable porque “así era Octavio, nunca tuvo mucha relación con nosotros los compañeros de secundaria (…), pero cuando había alguna relación era cordial, amable, generoso”.

Otra de las facetas de Octavio Novaro fue como investigador y consultor en el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP). En esta época, en los años 70, conoció a Salvador Malo quien lo reconoció por tener “una magnífica disposición a contribuir con sus conocimientos y herramientas a los problemas del IMP (…)”. “Me atrevo a decir que fue de los primeros científicos que realmente hicieron una contribución importante a un área necesaria para México”, dijo Malo.



Homenaje a Octavio Novaro en el IF. Foto: Carlos Antonio Sánchez.

Su dedicación no estaba enfocada solo a la investigación. Novaro se entregaba por completo a su familia. “Siempre me hablaba de agujeros negros, de nebulosas, de las partículas, de las galaxias”, “siempre quedaba sorprendida con sus explicaciones casi poéticas acerca de todo”, “con él nunca necesite consultar enciclopedias durante años para hacer mis tareas, ni diccionarios”, recordaron Laura, Lucy y Octavio.

Los invitados destacaron otras cualidades del homenajeado como su calidad humana, su gran estatura, su pasión por conocer todo lo que el mundo le ofrecía, su amor por su familia, por la ciencia, por la UNAM, su gusto por compartir su conocimiento y su inexplicable excentricidad.

Sobre ésta última, varios colegas, entre ellos Torres y Costero, recordaron cómo a Novaro se le podía ver caminando y leyendo libros en la azotea del recién construido el edificio Marcos Moshinsky del IF, concentrado y sin miedo caer.

También los asistentes recordaron entre risas aquel día en que Novaro por su gran estatura ahuyentó a un hombre que buscaba bronca con sus amigos. Igual de gracioso fue acordarse del día en que abrió la puerta de su oficina de una patada porque había olvidado sus llaves y le urgía entrar. Jorge Flores confesó haberlo intentado alguna vez que se halló en la misma situación, sin éxito alguno.

Con todos estos recuerdos y memorias, Octavio Novaro marcó a sus amigos, a su familia y a cada persona que tuvo la fortuna de convivir con él. Por eso, como bien lo dijo Tessy López, “Octavio Novaro no se fue, sino que estará con nosotros toda la vida”.



Homenaje a Octavio Novaro en el IF. Foto: Carlos Antonio Sánchez.