NOTICIAS

SAINT-EX: El telescopio que busca exoplanetas desde México

David Salcedo
08/may/2019

-¡Ah!, ¿estrellas?- dijo El Principito.

- Sí, eso. Estrellas- respondió el hombre de negocios.

- ¿Y qué haces con quinientos millones de estrellas?

- Quinientos un millones seiscientos veintidós mil setecientos treinta y uno. Yo soy un hombre serio, soy preciso.

- ¿Y qué haces con esas estrellas?

- ¿Qué hago con ellas?

- Sí.

- Nada. Las poseo.

Hace 76 años, el escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry escribió el cuento El Principito, la historia de un niño príncipe que dejó su hogar, el Asteroide- B612, para encontrar un cordero que se coma las plantas indeseables de su pequeño planeta. A lo largo del viaje, este personaje recorre el Universo conociendo a muchas personas, entre ellas, un coleccionista de estrellas. En México se ha construido otro tipo de coleccionista, el SAINT-EX.

Nombrado así en honor a Saint-Exupéry, este telescopio ubicado en San Pedro Mártir, Baja California, tiene como objetivo monitorear el cielo en busca de nuevos exoplanetas (planetas fuera de nuestro sistema solar) alrededor de las estrellas enanas ultra frías.

Descubrir exoplanetas “nos ayudará a conocer más nuestro Universo y comparar lo que hay con las teorías astronómicas”, por ejemplo, “saber si nuestro sistema planetario es único o no”, explicó el pasado 24 de abril la investigadora del Instituto de Astronomía, Yilen Gómez Maqueo Chew, en el Seminario Sotero Prieto del IFUNAM.

El telescopio está situado en San Pedro Mártir, Baja California. Crédito: SAINT-EX.

En su presentación ‘Encontrando Nuevos Mundos desde México’, Yilen Gómez Maqueo explicó el trabajo que hace en el Search And characterIsatioN of Transiting EXoplanets (las siglas de SAINT- EX), un telescopio único en México en su tipo dedicado a la búsqueda de exoplanetas rocosos.

“Hasta ahora no hemos encontrado ninguno porque actualmente estamos trabajando en el análisis de datos de las imágenes ya obtenidas, eso es muy tardado y complejo”, detalló la investigadora para noticias IFUNAM.

Con la ayuda de investigadores de cuatro países: Suiza, Bélgica, Reino Unido y México, el proyecto va avanzando. Pero la idea es que se hagan más colaboraciones y haya más egresados que participen en este proyecto.

A través del tránsito estelar, los investigadores determinan el tamaño de los exoplanetas. Crédito: David Salcedo.

Sombras, nada más… pero muy reveladoras

El proyecto SAINT-EX fue diseñado para alcanzar una precisión de 100 partes por millón en la profundidad de un tránsito planetario, que ocurre cuando un planeta pasa por delante de una estrella, eclipsándola parcialmente. En este caso “necesitamos de estrellas frías para que la luz no sea tan dominante y permita a los exoplanetas generar una ‘sombra’ para que el telescopio la pueda medir”, explicó Yilen Gómez Maqueo.

La luz proveniente de la estrella ultra fría es útil para generar una curva de luz que muestra una caída en el brillo de la estrella, en ese momento los investigadores toman diversas imágenes, luego las analizan para calcular el tamaño, la distancia, el tiempo de rotación y el ángulo en el cual se encuentra el cuerpo celeste.

“Es importante este trabajo porque queremos responder esta pregunta: ¿nuestro sistema solar es común o no? Hasta ahorita, la respuesta es no, no hemos encontrado ningún sistema parecido- dijo la astrónoma-. Si encontramos más, más podremos probar y más podemos conocer nuestro Universo”.

Las observaciones astronómicas son llevadas a cabo en el Observatorio Astronómico Nacional, también situado en la Sierra de San Pedro Mártir, a una altitud de 2 mil 750 metros sobre el nivel del mar; sin embargo el telescopio es controlado de manera remota, es decir, que lo pueden manipular desde el propio observatorio o desde la Ciudad de México para posteriormente hacer el análisis.

El SAINT-EX costó 1.2 millones de euros, fue financiado por las instituciones colaboradoras: las universidades de Berna y Ginebra y el grupo de trabajo PlanetS, de Suiza; la Universidad de Cambridge en Reino Unido y la UNAM, a través del Instituto de Astronomía.

Actualmente, en SAINT-EX participan las investigadoras mexicanas Laurence Sabin, del Instituto de Astronomía en Ensenada, Romina Petrucci y Yilen Gómez Maqueo Chew, ambas del Instituto de Astronomía en Ciudad Universitaria.

Yilen Gómez Maqueo es egresada del Tecnológico de Monterrey de la carrera de Ingeniería Física Industrial, estudió la maestría con la especialidad en Energía y Medio Ambiente en Ingenieros EPF en Sceaux, Francia. Hizo su maestría y doctorado en física en la Universidad de Vanderbilt, Estados Unidos, su investigación principal es sobre sistemas planetarios extrasolares y estrellas de baja masa.

El proyecto colabora con la Fundación Juvenil Saint-Exupéry, fundación francesa creada en 2008 por los herederos del escritor, admiradores de la aeronáutica y la literatura. Algunos de los socios son empresas como Mont Blanc, AirBus, Siemens o Aerospace Defence Security, que colaboran con programas de apoyo. Además de su búsqueda de exoplanetas, SAINT-EX tiene como misión promover la astronomía entre niños y jóvenes y difundir, como en El Principito, el amor por las estrellas.

El observatorio SAINT-EX es una instalación completamente robótica que se controla de manera remota. Crédito: SAINT-EX.