NOTICIAS

Trabajo en física médica, de lo mejor del 2011

Aleida Rueda
31/jul/2012

Un trabajo de física médica dirigido por Luis Alberto Medina, investigador del IFUNAM, fue elegido como uno de los tres mejores artículos publicados en 2011 por la revista Journal of Nuclear Medicine and Technology.

El artículo titulado “Volume-of-Interest Assessment of Oncologic Response Using 18F-FDG PET/CT: A Phantom Study” corrió a cargo de Medina junto con médicos del Departamento de Medicina Nuclear del Instituto Nacional de Cancerología (INCan).

“Estos trabajos representan el gran rango de esfuerzos de investigación que hacen cambiar rápidamente el campo de la medicina nuclear y las tecnologías de la imagen molecular”, afirmó el editor del JNMT, Norman E. Bolus, en el número de julio de la revista.

El objetivo del estudio fue evaluar el llamado Volumen de Interés (VOI), una técnica utilizada para medir el volumen de masas tumorales, como función de su actividad metabólica.

De manera general, los médicos del INCan utilizan imágenes PET/CT (tomografía por emisión de positrones conjugada con tomografía computarizada por rayos X) para detectar tumores y su evolución, así como para ver si están respondiendo o no a los tratamientos.

De acuerdo con Medina, la forma tradicional en que se evalúa la actividad metabólica de un tumor con este tipo de imágenes es a través del cálculo de un factor que se conoce en inglés como SUV (en español: Valor Estandarizado de Captación). Este factor es útil para saber cuánto del fármaco inyectado al paciente se captó en pequeñas lesiones con actividad tumoral, que no siempre es representativo de la actividad en todo el tumor.

“En los últimos años se ha observado que este valor no es netamente representativo de la respuesta terapéutica”, dijo el investigador a Noticias IFUNAM. Quiere decir que los SUV que obtienen los médicos del antes y el después del tratamiento no se corresponde del todo con la evolución real del tumor.

Ante ello, se ha empezado a utilizar un nuevo valor: el VOI, que mide el volumen de concentración (en cm3) de un radiofármaco (18FDG) en un tumor, incluidas regiones con diferente SUV. Los médicos del INCan deseaban saber qué tan representativo era el VOI para detectar un tumor y evaluar su respuesta terapéutica, y para ello implementaron una metodología que por su sencillez y eficacia atrajo la atención del JNMT.

Medina y su equipo utilizaron un maniquí que se usa frecuentemente en medicina nuclear (Esser Flangeless), con tres secciones de insertos (cilindros, esferas, bastones), el cual se llenó con material radioactivo (18FDG) a diferentes concentraciones para obtener posteriormente una imagen PET/CT.

“El maniquí es como si fuera un paciente, al que se le inyecta el radiofármaco, el cual se distribuye en todo el cuerpo (esa es la radiación de fondo), y se busca distinguir los tumores donde se concentra”, explica Medina.

Luego, para evaluar la técnica, les mostraron las imágenes tomográficas a los médicos, quienes utilizando el propio software del equipo PET para medir los VOI’s en las diferentes secciones, calcularon el volumen del radiofármaco concentrado en los distintos insertos del maniquí para, finalmente, comparar este volumen con el de la imagen CT y con el volumen real de cada inserto.


Imagen 1. Las imágenes tomográficas del maniquí que mostraron a los médicos./Foto: JNMT.

En el artículo, se reportan los resultados: “los volúmenes medidos con la técnica de VOI fueron similares a los volúmenes reales de los cilindros en el maniquí”. Esto quiere decir que la técnica VOI sirve para evaluar el volumen y por consiguiente la actividad metabólica en una masa tumoral del orden de casi 8 milímetros, e incluso diferenciar las regiones frías y calientes (que concentran o no el radiofármaco), y que equivaldrían a concentración en el tejido necrótico del tumor.

“No decimos que el VOI va a sustituir al SUV, sino que se complementan”, dice el físico, pues mientras que el SUV se considera de manera individual en regiones pequeñas de tumores, con el VOI se puede tomar el volumen de toda la masa tumoral, de manera que en conjunto uno puede obtener mejores resultados en los cálculos de la respuesta a la terapia que se está siguiendo.

Finalmente, Luis Alberto Medina reconoce que si bien ya existen otros reportes en el mismo sentido “lo interesante, y por lo que posiblemente se ganó el reconocimiento, fue por la practicidad del trabajo, pues fue una forma muy sencilla de evaluarlo y permite además caracterizar el límite de detección del VOI en diferentes equipos PET/CT”. De hecho, a partir de la conclusión de este trabajo, los médicos del INCan cuentan ya con una validación para darle más peso al VOI que al SUV, aunque utilicen ambos factores.


Imagen 2.La mención del trabajo dirigido por Medina en el JNMT./ Foto: JNMT.

Enlaces Relacionados

Link a artículo completo:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21321249