NOTICIAS

Lo que falta para llamarlo Higgs

IFUNAM en los medios
02/ago/2012

Los científicos han sido cautos. Existe la posibilidad de que el nuevo bosón no sea la partícula del Higgs, pero ¿por qué? ¿qué características tendrían que confirmarse para estar completamente seguros?

Saúl Ramos-Sánchez, del IFUNAM, analiza los elementos de la nueva partícula que los científicos del CERN tendrán que analizar en los próximo meses, o incluso años, para que se confirme lo que fue predicho hace casi 50 años, y para terminar por fin con la impaciencia de más de uno.



Continúa la nota:

Hay razones para pensar que la partícula detectada podría no ser la predicha por el científico inglés Peter Higgs en 1964.

En primer lugar, aún no se ha medido el llamado espín de la partícula observada en el LHC. El espín de una partícula puede describirse de manera práctica como la intensidad de la rotación de la partícula sobre su propio eje. De acuerdo al modelo estándar de partículas, el bosón de Higgs es la única partícula elemental que no tiene espín, o sea, que no gira.

En segundo lugar, el bosón predicho por Peter Higgs puede dejar también estelas de otras partículas, tales como quarks, que aún deben ser analizadas por los científicos del LHC. Es por esto que los físicos han sólo declarado que detectaron una partícula, pero que aún no pueden decir con toda seguridad de qué partícula se trata.

Una peculiaridad adicional es que, según los resultados preliminares del LHC, la partícula detectada se transforma en luz (fotones) más frecuentemente de lo que lo haría la partícula de Higgs.

Es posible que medir y/o verificar todas las propiedades antes mencionadas requiera de algunos meses o incluso años, por lo que muchos seguiremos esperando con impaciencia las noticias de los investigadores del LHC.

Pese a que sólo sabemos que se ha descubierto un bosón que se parece al Higgs, muchos científicos (incluyendo a Stephen Hawking, uno de los líderes científicos de nuestra época) opinan que hay suficiente evidencia para afirmar que se trata del bosón de Higgs. Ahora sólo nos resta confirmar y aprender los detalles de “la personalidad” de esta partícula.

¿Debemos celebrar? Ciertamente hay muchas razones para hacerlo. Se ha cerrado un capítulo en la historia de la comprensión de la estructura del universo; hoy muchos estamos convencidos de que la partícula de Higgs estuvo ahí en la historia del cosmos y que, en palabras del director general del CERN, Rolf Heuer, “sin ella, no existiríamos”.

Es tal la magnitud de este descubrimiento que no sería descabellado imaginar que Peter Higgs y otros científicos que contribuyeron a la conjetura de la existencia de la partícula descubierta recibirán el premio Nobel de física de este año.

Se debe celebrar también que este descubrimiento inaugura nuevas preguntas para los físicos: ¿por qué tiene esta masa? ¿Tiene otras peculiaridades además de ser la única partícula elemental sin espín? ¿Existe física nueva que describa las pequeñas diferencias que tiene esta partícula con el bosón que predijo Peter Higgs? ¿Podría estar relacionada con la materia oscura?

Algo que indudablemente deberíamos celebrar es un triunfo más de la humanidad en su eterno anhelo de entender qué es el universo y quiénes somos.

Enlaces Relacionados

Fuente: Revista Quo. Agosto 2012.