NOTICIAS

García Naumis gana Premio Ciudad Capital 2012

Aleida Rueda
29/oct/2012

El investigador del IFUNAM, Gerardo García Naumis, ganó el Premio Ciudad Capital Heberto Castillo Martínez 2012 en la categoría de Ciencias Básicas, que otorga el Gobierno de la Ciudad de México a través del Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal.

El reconocimiento busca valorar “la trayectoria en investigación y/o desarrollo tecnológico e innovación” de científicos mexicanos y latinoamericanos “que hayan contribuido de manera importante a acrecentar el conocimiento y a usarlo a favor de la sociedad”.

Parte de la razón de este reconocimiento para García Naumis tiene que ver con su aportación en investigaciones innovadoras, curiosamente, relacionadas con los temas que han ganado el premio Nobel en los últimos años.

En 2009, por ejemplo, el Nobel de Física lo ganaron investigadores que habían hecho trabajos relacionados con los vidrios, útiles para la implementación de fibras ópticas con bajas pérdidas y para la producción de vidrios con baja cantidad de impurezas.

García Naumis, por su parte, había trabajado en el cálculo de la entropía de los vidrios con el fin de entender sus propiedades térmicas en función de sus propiedades mecánicas, y con ello, medir su viscosidad.

Un año más tarde, los físicos Andre Geim y Konstantin Novoselov ganaron el premio Nobel de Física por sus contribuciones experimentales en el grafeno, un material con aplicaciones como en celdas solares o circuitos de computadora que será el sustituto, muy posiblemente, del silicio en las computadoras.

García Naumis empezó a trabajar con este material desde el 2006 y sus trabajos no sólo han sido innovadores en México y el mundo, sino que han sido verificados experimentalmente por prestigiados grupos. Uno de sus aportes, por ejemplo, tiene que ver con que el grafeno se vuelve semiconductor al añadirle elementos del grupo 1, como el litio o el hidrógeno.

En otro trabajo, el investigador calculó qué le pasa al grafeno cuando se le aplica radiación electromagnética a través de la Ecuación de Dirac, lo cual es útil para entender algunas de sus aplicaciones como la interacción de ondas de radio o de un láser. De hecho, el grupo del físico encontró que “también se volvía semiconductor, que aparecían efectos no lineales muy altos”.

De acuerdo con García Naumis, el que se le reconozca por sus aportaciones en el tema del grafeno está muy relacionado con que haya empezado a trabajar con el material mucho antes de que se volviera tan popular. “Empezamos a trabajar con él antes de la ola y eso fue muy beneficioso”, dijo a Noticias IFUNAM.

Para seguir con la tradición de las coincidencias entre los trabajos de García Naumis y los premios Nobel, en el 2011, Dan Shechtman ganó el Nobel de Química por descubrir los cuasicristales, un tema al que el físico mexicano ha dedicado también varios trabajos de investigación.

“La gente suele trabajar con cuasicristales perfectos y se predice que son fractales, pero desde el punto de vista experimental siempre sale que son aislantes de la conducción eléctrica. Yo lo que he estudiado es que los sistemas cuasiperiódicos son muy inestables ante el desorden. Con tantito desorden, se comportan como sistemas desordenados”, explica el investigador.

Para todo ello, García Naumis ha tenido que desarrollar técnicas denominadas “de localización” que le permite saber qué tanto se mueven los electrones en los materiales tomando en cuenta los sistemas dinámicos de la física no lineal.

Para el investigador, el premio Ciudad Capital es particularmente importante por el nombre que lleva. “Heberto Castillo era un patriota, una persona que fue muy importante en el desarrollo de la democracia en México”, dijo. “Era un visionario, cuando tenía yo 11 años leía sus artículos sobre energéticos. Era de los que podía ver la crisis de energética y el valor y la dependencia que tenía México del petróleo. Fue una persona que admiré mucho”.

Además, dijo el físico, “Heberto Castillo no era sólo el ingeniero ni el científico sino una persona preocupada por el país, con mucho impacto en la formación de recursos humanos de la UNAM. Y el espíritu del premio es justo eso: no sólo premiar la investigación sino también la formación”, dijo García Naumis, cuya labor ha incluido también la formación de estudiantes y la divulgación.