NOTICIAS

Expanden laboratorio para medir lo diminuto

Aleida Rueda
7/nov/2012

Desde el 26 de octubre el IFUNAM cuenta con una expansión del Laboratorio de Refinamiento de Estructuras Cristalinas (LAREC), encabezado por Xim Bokhimi y un equipo de estudiantes y técnicos que buscan especializarse en el análisis de lo diminuto: la distribución atómica de los materiales.

En la inauguración del renovado laboratorio, que estuvo a cargo de Bokhimi y el director del IFUNAM, Manuel Torres Labansat, se hizo énfasis en la importancia del LAREC para el Instituto y para la generación de ciencia de vanguardia en el país.

“Es muy importante conocer la distribución de los átomos en detalle y la medición de este nuevo equipo nos permite obtener esta información”, dijo Bokhimi a Noticias IFUNAM. “Con una buena medición y un buen análisis de datos podemos obtener información en detalle sobre cómo están distribuidos los átomos, medir concentraciones de fase y luego tratar de vincular este conocimiento con las propiedades macroscópicas de los materiales”, dijo el investigador.

Para tal tarea, el LAREC cuenta con un nuevo difractómetro de rayos X, marca Bruker, modelo D8-Discovery, el cual cuenta con radiaciones de molibdeno (Mo) y cobre (Cu). Además, tiene configuraciones de medición en reflexión y transmisión con haz monocromático de molibdeno. En ambas configuraciones la muestra puede estar a temperaturas entre la ambiente y los 1000 grados Celcius.

Una de las principales aportaciones del LAREC será para la industria farmacéutica, con la que el equipo de Bokhimi ha tenido relaciones profesionales y comerciales fructíferas desde hace varios años.

En un principio, el laboratorio a cargo de Bokhimi hacía trabajos de análisis de sustancias para diversas empresas farmacéuticas, pero muchas de ellas compraron sus propios equipos y contrataron a su propio personal, de manera que Bokhimi ha empezado una nueva línea de acción para buscar nuevos clientes.

“En muchos casos, el objetivo del análisis de un medicamento con difracción de rayos X es conocer cómo funciona la fase activa, la cual se caracteriza por ser muy pura y con átomos muy ordenados. Una forma de ver el ordenamiento de los átomos es con esta técnica”, explica el físico.

De acuerdo con Bokhimi, en la regulación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, cualquier compuesto que presente la industria farmacéutica tiene que cumplir con ciertas normas de caracterización, donde se incluye la difracción de rayos X. En México, la Comisión Federal para la Prevención de Riesgos Sanitarios (Cofepris) poco a poco empieza a exigir lo mismo, lo cual es muy atractivo para el equipo de Bokhimi.

“Ahora estamos trabajando en la normalización de LAREC, queremos que el laboratorio se certifique ante la Cofepris como un laboratorio perteneciente al régimen de ‘Terceros Autorizados’, y con ello, ampliar el número de clientes”. Para estar en norma, hay que cumplir con ciertos procedimientos, ser experto en el área, y el IFUNAM, con este nuevo laboratorio, lo será, asegura Bokhimi.

“Vamos muy avanzados. Estamos en condiciones de seguir realizando lo necesario para obtener esta certificación. Y lo podremos lograr una vez que se haga el cambio de gobierno. La certificación es una de nuestras metas a corto plazo”, dijo Bokhimi.

Además de los beneficios en el análisis de medicamentos, esta técnica también es útil para toda la industria que maneja materiales como la metal-mecánica, la de materiales cerámicos, e inclusive, la de alimentos.

En los últimos 20 años, en este laboratorio se han formado más de 150 expertos en el área de análisis cuantitativo de patrones de difracción de rayos X empleando la técnica de refinamiento de estructuras cristalinas por el Método de Rietveld.

Ahora, con la expansión del LAREC, se podrán formar recursos humanos expertos en nuevas técnicas de análisis cuantitativo de difracción de rayos X, así como en la cuantificación de la función de distribución de pares de átomos, lo que permitirá, inclusive, analizar materiales donde la distribución de los átomos es amorfa.

De acuerdo con el investigador, ahora los alumnos podrán meterle mano a los difractómetros de rayos X, para alinear y mejora la óptica asociada. Y eso, dice, “permite que los estudiantes tengan un mejor conocimiento del aparato y que puedan integrarse a grupos de investigación y de tecnología de vanguardia. Incluso esperamos que algunos de estos estudiantes mejoren parte de la tecnología asociada a estos equipos”.




Bokhimi y Torres inaugurando la expansión del LAREC. Fotos: Pedro Zaldívar Sánchez.