NOTICIAS

DPA: Develando las 'cajas negras' de la ciencia

Karina Maldonado Portillo
20/nov/2012

Para mucha gente, el trabajo del científico es una labor enigmática, comúnmente realizada entre cuatro paredes y sin el atisbo de la luz del sol, como si estuviera gestando algún experimento extraño en su laboratorio. Para demostrar lo contrario, el Instituto de Física, como muchos otros institutos de la UNAM, abren sus puertas a propios y extraños un día al año.

En punto de las 9:30 de la mañana de este 15 de noviembre, el Instituto recibió a estudiantes, investigadores de otros institutos y público general, para que vieran lo que se realiza en él en la edición 2012 de su Día de Puertas Abiertas (DPA).

Desde estudiantes de primaria, alumnos de bachillerato y de licenciatura de la UNAM y de otras universidades, estudiantes de provincia como del estado de Guerrero, hasta padres de familia que acompañaron a sus hijos, todos se dieron cita para vivir la física de una manera más palpable, lejos de los cálculos matemáticos y las ecuaciones, que sin bien son esenciales para entenderla, propician, muchas veces, un pánico generalizado hacia la ciencia.

Y como no hay mejor forma de terminar con el terror que con el conocimiento, el IFUNAM compartió todo lo que en él se genera, desde sus cuatro aceleradores de partículas, sus seis departamentos, hasta sus diferentes laboratorios en los que se expusieron las propiedades de los materiales cristalizados, los fenómenos de la luz, así como los objetivos de los distintos tipos de láseres.

Uno de los momentos más interactivos lo ofreció Héctor Riveros, cuyas demostraciones y experimentos les permitieron a los asistentes entender sencillos fenómenos físicos que se producen con objetos de la vida cotidiana. Una de las demostraciones más llamativas consistió en hacer música con copas llenas de agua, pues los sonidos de las notas musicales pueden reproducirse dependiendo de la cantidad de agua que haya en el recipiente, explicó el investigador.

Los niños de primaria fueron los más sorprendidos al ser testigos de cómo una manguera con un extremo tapado es capaz de producir un sonido similar al de un afilador; que una botella de plástico puede convertirse en un lanza-cohetes; y cómo unas cuantas copas pueden ser también un piano.

Las visitas a los distintos departamentos les permitió a los más de 1,600 visitantes acercarse a la física que nos explica cómo funciona nuestro entorno (teórica) y la que nos permite hacer experimentos increíbles (experimental) que también puede tener aplicaciones directas en la vida cotidiana y mejorar la calidad de vida de las personas.

Las aplicaciones que ofrece la física médica fueron de las más concurridas por los alumnos de bachillerato y de licenciatura. Cuestiones de tipo diagnóstico, sobre cómo la física puede ayudar a detectar un tumor cancerígeno o cómo el físico es capaz de dar una terapia eficiente que restablezca la salud de los pacientes o sobre los efectos secundarios de las técnicas como la radioterapia fueron de especial interés para el público.

Mientras que en el Auditorio Alejandra Jaidar entraban y salían grupos para escuchar las siete charlas programadas durante todo el día, afuera, una veintena de chicos, participantes del Concurso de Carteles de Divulgación interceptaban a interesados y a incautos para hacerlos partícipes de su labor de investigación y de diseño.

Varias fotos participantes en el Concurso de Fotografía Científica del IFUNAM vestían las paredes exteriores del Pelletron y animaban a la concurrencia a adivinar qué texto correspondía con cada imagen.

La Biblioteca Juan B. de Oyarzábal también fue partícipe del día más importante de divulgación del IFUNAM, con constantes grupos de visitantes interesados en su amplio acervo bibiliográfico y en la tecnología que hace de ella una de las más ágiles y eficientes de la Universidad.

El concurrido Día de Puertas Abiertas, estuvo amenizado por más de 180 guías, entre investigadores y estudiantes que, ataviados con uniformes camisetas negras, mostraban su equipo, explicaban sus trabajos y respondían dudas generales.

De alguna forma, su cotidiana actividad de 'cuatro paredes' dejó de serlo. La caja negra que mucha gente relaciona con la física, y la ciencia en general, se abrió de par en par. En realidad, decían los investigadores, siempre es una actividad abierta a los ojos y escrutinio de la gente, pero son en estas ocasiones en que puede haber una 'conversación' directa con ella.

Los visitantes salieron del IFUNAM con un evidente entusiasmo por lo que vieron, aunque para muchos ocho horas no fueron suficientes. "Cómo funcionan los aceleradores", "cómo descubrieron el Higgs", "cómo hacen experimentos con láseres", repondieron muchos cuando les preguntaban lo que más les había gustado. Varios de ellos, que aseguraron haber venido por un trabajo escolar o por obligación, también dijeron que vendrían el próximo año "nadamás por gusto".

Para la mayoría, el Día de Puertas Abiertas 2012 cumplió las expectativas: dejó conocimiento, sonrisas, satisfacciones y, en algunos, una clara convicción de estudiar física.

La tarde cerró con calma. Las centenas de asistentes terminaron su día con una foto de recuerdo con los "Rockstars" de la física (una imagen en caricatura de Newton, Einstein y Feynman) y se fueron. Dentro, se quedó la comunidad que lo hizo posible y la responsable de que haya mucha física para mostrar este año y todos los que siguen.