NOTICIAS

Inicia curso de Método Rietveld en el IFUNAM

Aleida Rueda
29/ene/2013

Xim Bokhimi y su grupo de estudiantes del Laboratorio de Refinamiento de Estructuras Cristalinas (LAREC) imparten durante esta semana el curso de Refinamiento de Estructuras Cristalinas por el Método de Rietveld por primera vez a investigadores y estudiantes provenientes fuera de la zona metropolitana.

En el curso participan 37 profesionales de distintos estados del país: Tamaulipas, Michoacán, Coahuila, Oaxaca, entre otros. La mayoría cuenta con infraestructura en difracción de rayos X en sus lugares de trabajo pero enfrenta limitantes para poder obtener información de esta.

De acuerdo con Bokhimi, en el país hay alrededor de 2 mil difractómetros de rayos X, la mitad de ellos están en la industria y la mitad en la academia. Sin embargo, la gente sólo acostumbra hacer mediciones y hacer un análisis cualitativo. De ahí surgió la necesidad de crear un curso que pudiera ayudar a los profesionales a hacer análisis cuantitativos de estos patrones de difracción.

Durante estas 44 horas, los participantes aprenderán la esencia del Método de Rietveld para refinar estructuras cristalinas y el proceso para analizar las diferentes contribuciones presentes en un patrón de difracción de rayos X de polvos.

El objetivo de esta técnica es analizar el tipo de compuestos que tiene determinado material. Para ello, explicó Bokhimi a Noticias IFUNAM, "identificamos los compuestos, buscamos toda la información sobre la distribución de sus átomos, y los modelamos con un determinado software. Una vez modelados, integramos todas las contribuciones, luego modelamos también el equipo, porque el patrón de difracción que medimos tiene la contribución de la muestra y de toda la óptica asociada al equipo. Y ya de ese modelado podemos determinar cómo están distribuidos los átomos de las diferentes fases de nuestra muestra, de manera precisa".

A los participantes les puede ser muy útil para sus propias investigaciones. Por ejemplo, un grupo que desarrolla determinado tipo de materiales puede saber con esta metodología cuándo va a llegar al material que requiere o qué otros mecanismos necesitan para ello. Otro grupo, que hace catálisis y requiere saber cómo está el catalizador, puede hacerlo a partir de analizar los detalles sobre la morfología de los cristales y relacionar las propiedades macroscópicas con lo observado en la distribución de los átomos.

Gracias a la negociación del grupo del LAREC, se pudo obtener un precio especial para que los participantes del curso pudieran adquirir el software requerido. Así, dice Bokhimi, "la gente no sólo va aprender la técnica sino que va a tener la herramienta para hacer el análisis. Es como decir: les enseñamos a manejar y además se llevan el carro".

A pesar de ello, el grupo de Bokhimi planea iniciar su propia plataforma para desarrollar este tipo de software en un formato abierto (open software) que estaría disponible y gratuito para todo el mundo. Él mismo reconoce que su desarrollo llevaría entre 15 y 30 años pero "los beneficiados serían nuestros estudiantes, ya como cabezas de grupos en 15 o 20 años", dice el físico.

El Método Rietveld fue propuesto en 1969. En los años 70 y 80 estuvo en desuso pero el descubrimiento de los superconductores de alta temperatura propició un auge en la técnica. "Sólo en algunos países había expertos. En 1987, no había ninguno en México", dice el investigador.

Así que Bokhimi se dedicó a ello desde 1991 y hoy encabeza uno de los equipos enfocados en el refinamiento de estructuras cristalinas más importantes del país, al nivel de cualquier otro laboratorio del mundo en la materia.

“Hay un mexicano, Eric Juárez, que fue estudiante del IFUNAM en este tema de refinamiento de estructuras cristalinas hace algunos años y se fue a Alemania. Allí lo invitaron participar el un grupo de investigación muy importante sobre el desarrollo de materiales a altas presiones y a altas temperaturas. Actualmente él es el experto del grupo en cuanto el refinamiento de estructuras cristalinas”. Por ello, dice Bokhimi, “cualquiera de nuestros estudiantes se puede convertir en experto en México o en el extranjero sobre este tópico”.

Además del curso formal que se imparte los fines de semana para gente del Distrito Federal y zona metropolitana, el investigador planea repetir este curso para profesionales de provincia en los próximos semestres.

"Nos interesa ampliar la infraestructura humana en la academia. Nuestro enfoque es extender la técnica, mostrar que es muy útil y generar expertos fuera del DF para tenerlos en toda la República", concluyó Bokhimi.



Partipantes del curso impartido en el IFUNAM, 28 de enero 2012. Fotos: Pedro Zaldívar Sánchez.

Enlaces Relacionados