NOTICIAS

Rinden homenaje a Rubén Barrera en el IFUNAM

Aleida Rueda
7/mayo/2013

En el marco de los 75 años del Instituto de Física, investigadores de diversas instituciones científicas se dieron cita en él para rendir homenaje al investigador emérito Rubén Barrera con el simposio titulado “Maestro, Colega, Amigo”, los días 25 y 26 de abril.

Con motivo de sus 70 años y su reconocimiento más reciente, el Premio de Ciencias y Artes 2012, el más importante que otorga la presidencia del país, los asistentes se reunieron para hablar de las aportaciones científicas que el investigador ha cosechado a lo largo de sus más de 40 años de labor académica.

El evento, organizado por la también investigadora del IFUNAM, Cecilia Noguez, fue inaugurado por su director, Manuel Torres Labansat, quien reconoció “el amplísimo reconocimiento a nivel nacional e internacional” de Barrera debido a sus destacadas aportaciones en campos como las propiedades ópticas en materiales inhomogéneos, la espectroscopía de anisotropía óptica, así como estudios de superficies metálicas y semiconductoras, sistemas coloidales y metamateriales, entre otros más.

Junto con Noguez, también participaron Víctor Romero, Guillermo Monsiváis y Carlos Prieto, del IFUNAM así como Augusto García, del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico (CCADET); Carlos I. Mendoza, del Instituto de Materiales (IIM); Luis Mochán, del Instituto de Ciencias Físicas (ICF); Alejandro Reyes, de la Benemérita Universidad de Puebla (BUAP); Jairo Giraldo, de la Universidad Nacional de Colombia (UCN); Enrique de Anda, de la Pontifica Universidad Católica (PUC) de Río de Janeiro; y Elaine Reynoso, de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM.

Entre amigos y ciencia

Los investigadores hablaron de temas como la óptica, la nanociencia y los fluidos complejos, áreas en las que Barrera ha dejado semilla con cuestionamientos y preguntas de los que han nacido interesantes líneas de investigación, coincidieron sus colegas. "Rubén siempre inicia una conversación para 'sacar la plática' y termina siendo una charla de cuestionamientos interesantísimos", dijo Enrique Anda. Se apasiona tanto con lo que hace que “hasta llamaba a las 4 de la mañana para discutir problemas”, relató Cecilia Noguez, quien fue su tesista.

Alejandro Reyes, del Instituto de Física de la Benemérita Universidad de Puebla, habló de su estudio sobre la interacción de electrones rápidos relativistas con nanopartículas metálicas, un tema en el que “Rubén hizo una contribución clave (…) en unos de sus tantos actos de brillantez, resolvió el problema en el que estábamos atorados”, dijo.

Otro de los grandes cuestionamientos de Rubén, relató Víctor Romero, es sobre la existencia del fotón. “Nos agarra en los pasillos, en las escaleras, en las fiestas y pregunta: ¿Qué es el fotón? Y en Rubén siendo un consumado experto en la electrodinámica clásica de Maxwell, la pregunta tiene un dejo de incredulidad”, dijo el investigador antes de describir uno de los experimento del físico francés Alan Aspect, para construirle una respuesta a Barrera.

Elaine Reynoso, esposa del homenajeado, agradeció el evento a nombre de su familia y cerró el seminario con una charla sobre la necesidad de involucrar al ciudadano en la toma de decisiones y en el papel fundamental que tiene la comunicación de la ciencia para ayudar a disminuir la crisis del sistema educativo mexicano.


Algunos de los investigadores que participaron en el simposio. Fotos: Pedro Zaldívar Sánchez.

Una historia de éxitos

La carrera de Rubén Barrera inició en la Facultad de Ciencias de la UNAM, cuando decidió estudiar física y, más tarde, un exitoso doctorado en la Universidad de Illinois en Estados Unidos, en donde había un grupo importante de especialistas en teoría de sólidos.

Luego de una estancia postdoctoral de dos años en Alemania, Barrera se integró al Departamento de Estado Sólido del Instituto de Física, convirtiéndose en uno de los pioneros en el desarrollo de la física teórica de la materia condensada en México. En él, dedicó sus esfuerzos a la formación de investigadores en física de superficies con una destacada labor docente.

Su trabajo de investigación lo ha llevado a formar científicos y grupos de investigación en diversos temas y a crear una escuela crítica en la comprensión de la electrodinámica clásica a lo largo de muchas generaciones de estudiantes. Ha sido activo institucionalmente, con participación en cuerpos colegiados, comisiones y responsabilidades de liderazgo.

Además, su interés permanente en la física experimental ha dejado huella en empresas como el Instituto Mexicano del Petróleo, Resistol y COMEX. También fue director de la Revista Mexicana de Física y presidente de la Sociedad Mexicana de Física.

Rubén, el maestro

Durante el simposio, todos los participantes reconocieron el gran talento docente de Barrera. El mismo Torres lo destacó al recordar cómo éste impartía sus clases de electromagnetismo. “Recuerdo con agrado cómo un tema que de pronto podía sonar árido (…) podía cobrar gran interés a partir del análisis y detalladas discusiones dirigidas por Rubén”. Para él, dijo el director del IFUNAM, “el impartir clase nunca fue una cuestión de cumplir con una responsabilidad sino la incomparable oportunidad de compartir el conocimiento con estudiantes y de aprender”.

Además, desde sus inicios como docente e investigador ha sido consciente del valor económico de la labor de los científicos. Prueba de ello es la anécdota que compartió Alejandro Reyes cuando, como estudiante, se acercó para hacer su servicio social con Barrera sin pedir remuneración alguna y a cambio recibió de él una respuesta tácita: “Tú no puedes trabajar gratis, tienes que ganar por lo que haces”. Desde entonces, dijo Reyes, “ha sido más que un padre académico”.

Motivo de celebración

Los investigadores coincidieron en una más de las características humanas de Barrera: su alegría. “Aprendí de Rubén que celebrar es importante, quizás es lo más importante”, dijo Reyes.

“Con Rubén siempre el trabajo ha estado muy cerca de la amistad”, resumió Luis Mochán, por eso, concluyó Romero, es justo celebrarlo como colega y maestro, “pero sobre todo como amigo”.

“Rubén es poseedor de una mente siempre joven, con una enorme capacidad de asombro y de generación de ideas, que se sigue maravillando y cuestionando acerca de la naturaleza, en particular, de los fenómenos electromagnéticos”, dijo Manuel Torres. “Sin lugar a dudas para Rubén, la investigación, la docencia, la amistad, la vida misma es motivo de curiosidad y gozo”.


Momentos del simposio, 25 y 26 de abril, 2013. Fotos: Pedro Zaldívar Sánchez.