NOTICIAS

Manuel Torres presenta 2do informe como director

Aleida Rueda
25/nov/2013

A dos años de gestión como director, Manuel Torres Labansat rindió su segundo informe de labores el pasado 20 de noviembre, en el que caracterizó este periodo como una etapa de fortalecimiento y construcción para el Instituto de Física gestado por su misma comunidad y un apoyo constante por parte de instancias universitarias y de gobierno.

Ante investigadores, técnicos académicos y estudiantes así como de directores de otros institutos y del responsable de la Coordinación de la Investigación Científica de la UNAM, Carlos Arámburo de la Hoz, Torres Labansat resumió los principales logros de su gestión en investigación, docencia y vinculación con la sociedad y otras instituciones nacionales e internacionales.


Manuel Torres frente a los miembros de la comunidad del IFUNAM e invitados

En términos de investigación, la producción científica del IFUNAM se ha mantenido constante con un ligero aumento respecto al 2011. En cuanto al número de artículos por investigador se registró un promedio de 2.2 en 2012, mientras que en el 2011 el promedio fue de 1.6. El número de citas también registró un aumento respecto al 2011 (de 4,016 pasaron a 4,499) con un factor de impacto de 2.42.

Torres destacó algunos artículos publicados en importantes revistas internacionales: uno en Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America; 7 en Physical Review Letters; uno en Asthrophysical Journal; y 9 en Journal of High Energy Physics.

Planteó la relevancia que ganó el IFUNAM especialmente en 2012 gracias al descubrimiento del bosón de Higgs, así como su participación en proyectos internacionales como ALICE (Large Ion Collider Experiment), en el que el detector V0A, creado por miembros del Instituto, fue premiado por ser el único detector de la colaboración que no detuvo la toma de datos por alguna falla. Además, destacó los recientes resultados del AMS (Alpha Magnetic Spectrometer) en los que también tuvo participación un equipo del IFUNAM y que midió un exceso de positrones que podría estar relacionado con la existencia de la materia oscura.

Finalmente, rescató el papel contundente de investigadores del instituto en HAWC (High Altitude Water Cherenkov Observatory) que lleva 300 detectores de rayos gamma instalados y con sus 100 en funcionamiento han empezado a reportar interesantes resultados.

En cuanto a docencia, en 2012 se registró el máximo número de cursos impartidos por los académicos en la historia del IFUNAM, con un total de 220, que significa un aumento considerable tanto en cursos de licenciatura (134) como de posgrado (86). Estos cursos tienen la característica que se imparten no sólo en la licenciatura de física sino también en los posgrados en Ciencias e Ingeniería de Materiales y el de Ciencias Físicas (en la maestría y el doctorado en física así como en la maestría de física médica).

En formación de recursos humanos, en 2012 hubo una ligera disminución con respecto al 2011 (de 83 pasaron a 70 nuevos estudiantes registrados). También las tesis dirigidas de licenciatura disminuyeron, aunque las de maestría aumentaron y de doctorado se mantuvieron casi sin cambios.

En este último periodo también ha habido un fortalecimiento de infraestructura pues se terminó de construir un nuevo edificio en cuyas instalaciones uno de los laboratorios con aplicaciones promisorias en distintas ramas: el LEMA (Laboratorio de Espectrometría de Masas con Aceleradores) y otros laboratorios relacionados con micromanipulación óptica o nanociencias.

Parte de los logros, comentó el director, se debe a los aumentos en los apoyos por parte del Conacyt que se han mantenido con incrementos considerables desde el 2007 (de casi 7 millones en 2007 pasaron a los 32 millones en 2012) así como aumentos por parte de convenios y de ingresos extraordinarios.

En su participación, Carlos Arámburo celebró estas estrategias de fortalecimiento por parte del director y de la comunidad del IFUNAM y los felicitó por mantener la productividad y nivel académico entre los más importantes de la Universidad. A pesar de que reconoció el alto número de estudiantes posdoctorales, recomendó el ingreso de más estudiantes de posgrado.

Arámburo destacó la creación de los nuevos laboratorios y puso énfasis en que todos tengan un enfoque de apertura para promover los convenios de colaboración con otras instituciones dentro y fuera de la UNAM y la optimización de los equipos. Por segundo año consecutivo, habló del retiro voluntario y de la necesidad de rejuvenecer la planta académica con la incorporación de jóvenes investigadores.


Manuel Torres Labansat y Carlos Arámburo de la Hoz.

El Instituto de Física es uno de los institutos más grandes de la UNAM, con sus 114 investigadores divididos en sus cinco departamentos: materia condensada (12); física experimental (30); estado sólido (23); sistemas complejos (10); física teórica (28); física-química (11), además de sus 50 técnicos académicos, 30 investigadores postdoctorales, 286 estudiantes y 123 miembros del personal académico.

Durante su informe, Torres no quiso dejar pasar la oportunidad para recordar importantes investigadores que fallecieron en los últimos dos años: José Luis Rius, especialista en física estadística y biofísica teórica; Eduardo Muñoz Picone, uno de los fundadores del departamento de Estado Sólido; y Marcos Mazari, uno de los grandes pioneros de la física nuclear en México.

Al final del informe, los miembros de la comunidad acompañados de Arámburo de la Hoz celebraron la inauguración del microscopio de emisión de campo adquirido recientemente gracias al apoyo del Conacyt, con el cual se podrán tener imágenes con una resolución inferior a un nanómetro y señales de análisis químico con alta definición para aplicaciones en investigación básica y aplicada.


Inauguración del microscopio de emisión de campo en el Laboratorio Central de Microscopía.