NOTICIAS

Anuncian ganadores de las Cátedras Marcos Moshinsky 2013-2014

Aleida Rueda
6/jun/2014

En su tercera convocatoria, siete investigadores han sido reconocidos con las Cátedras Marcos Moshinsky, que no sólo honran su prestigio académico sino que los apoya con recursos económicos en sus respectivos proyectos de investigación.

Este año, los ganadores son: en Matemáticas, Carlos Artemio Coello Coello, del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional. En Ciencias Químico-Biológicas: Jesús Campos García, del Instituto de Investigaciones Químico-Biológicas de la Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo; Francisco Javier Cervantes Carrillo, de la División de Ciencias Ambientales del Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica; y Jorge Meléndez Zajgla, del Instituto Nacional de Medicina Genómica.

En ciencias físicas, los ganadores son: Maximino Aldana-González, del Instituto de Ciencias Físicas, UNAM; Ramón Castañeda Priego, de la División de Ciencias e Ingeniería de la Universidad de Guanajuato; y Karen Patricia Volke Sepúlveda, del Instituto de Física de la UNAM.

Cada uno de los galardonados recibirá un apoyo económico para continuar sus proyectos de investigación. Las Cátedras existen gracias a la colaboración conjunta de la UNAM, el CONACYT y la Fundación Marcos Moshinsky, fundada con la misión de impulsar a la ciencia en México, así como para honrar a quien fuera pionero y pilar de la física en nuestro país, investigador excepcional, maestro de varias generaciones de científicos y uno de los científicos más influyentes en la historia de nuestro país.

Los proyectos

Carlos Artemio Coello Coello es doctor en ciencias computacionales por la Universidad de Tulane, en Nueva Orleans, Estados Unidos. Es un científico computacional con una destacada trayectoria académica. Pionero en su área de investigación, la de optimización multiobjetivo evolutiva, ha desarrollado algoritmos novedosos que tienen aplicaciones importantes en problemas de la vida real tales como la planificación, la programación y el diseño de ingeniería.

El proyecto que se propone realizar es ambicioso y relevante. Su objetivo es desarrollar un algoritmo de alto rendimiento para problemas de optimización multiobjetivo a gran escala con el fin de implementarlos en unidades de procesamiento gráfico.

En el área de ciencias químico-biológicas, uno de los ganadores es Jesús Campos García, doctor en biotecnología por el Instituto de Biotecnología de la UNAM, quien en los últimos 15 años, ha estudiado en su laboratorio a la Pseudomonas aeruginosa, una bacteria patógena oportunista para humanos y plantas.

Su proyecto está enfocado en caracterizar a nivel genético-molecular y funcional una serie de moléculas promotoras del crecimiento vegetal de esta especie bacteriana, conocidas como ciclodipéptidos y, al mismo tiempo, evaluar el efecto biológico de materiales híbridos generados con proteínas y nanotubos de carbono.

Por su parte, Francisco Javier Cervantes Carrillo, doctor en Ciencias Ambientales por la Wageningen University, en Holanda, mereció la Cátedra por un proyecto que busca analizar la contribución del humus en procesos ambientales relevantes o que tienen un alto potencial para obtener desarrollos tecnológicos basados en sus propiedades catalíticas.

El humus, de estructura compleja y heterogénea, es la fracción de materia orgánica más abundante de la biósfera que se forma a partir de la descomposición de materia de origen animal y vegetal y que se acumula tanto en ambientes terrestres como acuáticos. Al entender sus características, Cervantes Carrillo propone mitigar las emisiones de metano en lugares con mucha materia orgánica; utilizar microorganismos reductores de humus para desarrollar tecnología para el tratamiento de aguas residuales; y finalmente, producir nano catalizadores para degradar contaminantes.

El tercer ganador en esta área es el médico cirujano y doctor en Ciencias por la UNAM Jorge Meléndez Zajgla, quien lleva más de 15 años trabajando en investigación genómica del cáncer, con énfasis en tumores de relevancia nacional como el cáncer de mama, de cabeza y cuello, linfomas y cáncer cérvico uterino.

El objeto de su estudio son las células troncales de cáncer (CSC, por sus siglas en inglés), descubiertas recientemente y, posiblemente, relacionadas con el origen de los tumores, con su reaparición luego de distintos tratamientos clínicos, así como con la metástasis, que termina con la vida de los pacientes. Meléndez Zajgla y su equipo estudia sus características para replantear las estrategias actuales de tratamiento para el cáncer.

En el área de Ciencias Físicas, ha sido seleccionado el doctor en Física por la UNAM Maximino Aldana-González, quien ha trabajado líneas de investigación relacionadas con la estructura y la dinámica de redes genéticas. Su propuesta de investigación se enfoca en el uso de diversos fármacos para combatir enfermedades que, usados en conjunto, pueden aumentar su potencial.

En el laboratorio de Cluzel de la Universidad de Harvard encontraron un método empírico para predecir los efectos de tratamientos multi-fármacos en el crecimiento de microorganismos. Lo que se propone Aldana-González es desarrollar un marco matemático y computacional para predecir los efectos experimentales hallados en Cluzel y lograr establecer enfoques teóricos y físicos para identificar los principios que pueden explicar la observación experimental.

Por su parte, Ramón Castañeda Priego, doctor en Física por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (CINVESTAV), se centra en el estudio de suspensiones coloidales, sistemas de muchos cuerpos compuestos por partículas muy pequeñas y dispersos en un medio continuo llamado solvente.

En su investigación, analiza su uso como sistemas modelo para responder preguntas fundamentales dentro de la física estadística y atacar problemas en el contexto de la biofísica así como facilitar la predicción cuantitativa de importantes propiedades físicas para la fabricación y el procesamiento de productos comerciales, es decir, la innovación tecnológica, con base en el estudio de la materia blanda coloidal.

Finalmente, la tercera ganadora en el área es Karen Patricia Volke Sepúlveda, doctora en Física con especialidad en Óptica por el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) y responsable del Laboratorio de Pinzas Ópticas del Instituto de Física de la UNAM.

El proyecto que le permitió obtener la Cátedras Marcos Moshinsky plantea realizar un estudio teórico-experimental de diferentes propiedades de campos ópticos estructurados y su interacción con sistemas materiales, tanto a nivel de partículas micrométricas individuales como con suspensiones coloidales de nano-partículas.

El proyecto incluye el diseño de nuevas trampas ópticas que permitirán organizar y manipular partículas microscópicas con diferentes propiedades físicas. Adicionalmente se busca explotar las propiedades ópticas no-lineales de nano-coloides para investigar solitones ópticos espaciales, así como analizar su aplicación para implementar técnicas novedosas de ingeniería fotónica.


Los ganadores de izq. a der.: Carlos Coello, Francisco Cervantes, Jorge Meléndez, Ramón Castañeda, Maximino Aldana, Karen Volke y Jesús Campos.

Enlaces Relacionados