NOTICIAS

LVII Congreso Nacional de Física, cada vez más dirigido a los estudiantes

Christian Coria
24/oct/2014

El pasado 10 de octubre concluyeron las actividades del LVII Congreso Nacional de Física en el Mazatlán International Center en Sinaloa, organizado por la Sociedad Mexicana de Física (SMF), con una presencia cada vez más importante de estudiantes.

En esta ocasión se aceptaron 1081 trabajos que fueron presentados en 21 sesiones simultáneas y cuatro sesiones murales, así como 14 sesiones plenarias, tres impartidas por investigadores extranjeros y 11 por investigadores nacionales.

El motivo de que cada año ocurra este encuentro es “para constatar los avances de nuestros colegas, convivir con ellos y recordar viejas anécdotas”, comentó Jaime Urrutia Fucugauchi, presidente de la SMF.

“El congreso se ha ido convirtiendo en un evento para estudiantes, sin poner en duda la calidad de los trabajos. El público, en términos generales, es de jóvenes, es un evento dirigido a estudiantes. Ya no es de la comunidad de físicos profesionales”, comenta Manuel Torres, director del Instituto de Física de la UNAM (IFUNAM).

En la ceremonia inaugural se entregó el Premio a la Investigación Científica que este año fue para Faustino Aguilera, del Instituto de Física de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, por su estudio en nanoestructuras y sus propiedades eléctricas. También se otorgaron reconocimientos a los estudiantes que participaron en la Olimpiadas Internacionales e Iberoamericanas de Física.


Sesión inaugural del congreso. Foto: Ernesto Mata Plata.

Una de las plenarias más esperadas y con mayor número de participantes fue la de Jorge Flores Valdés del IFUNAM. En su charla “Vibraciones elásticas”, Flores habló sobre la “extraña respuesta sísmica de la cuenca de la Ciudad de México” durante el temblor del 19 de septiembre de 1985.

Destacó en la charla que esta respuesta sísmica muestra las mismas características que en el Lago de Texcoco, es decir, la respuesta dinámica en la cuenca de la Ciudad de México presenta características de resonancia casi igual a un líquido. Al analizar los mapas que mostraban los puntos de derrumbe en la Ciudad de México, Flores y su equipo se dieron cuenta de que seguía una especie de patrón que podía analizarse mediante la solución de la ecuación de onda en un sistema acoplado.

Y con un experimento utilizando una placa de Chladni con forma de lago de Tenochtitlán en la cual de espolvoreó arena y la hizo vibrar, el investigador explicó por qué ciertas zonas de la Ciudad de México presentaron mayor desastre después del temblor de 1985.


Jorge Flores Valdés. Foto: Ernesto Mata Plata.

Durante la semana, se presentaron diversos trabajos por parte de investigadores del Instituto de Física , entre los que destacaron la línea de investigación de Física Médica, específicamente, la presentación de un atlas anatómico del cerebro de roedores pequeños realizado a partir de imágenes obtenidas con un equipo de microtomografía con rayos X desarrollado en el IF, que fue objeto de análisis en una sesión moderada por María Ester Brandan.


María Ester Brandan. Foto: Ernesto Mata Plata.

En óptica destacó la sesión simultánea titulada “Uso de pantalla de Hartman para determinar la topografía de un espejo cóncavo”, con Karen Volke, como moderadora.

Eugenio Ley Koo presentó junto con José Antonio Zárate Colín y Estela Margarita Puente Leos, ambos de la Facultad de Ciencias de la UNAM, el cartel “Método Alternativo para la Enseñanza Experimental en Física Aplicado a un Fenómeno Acústico”.


Eugenio Ley Koo. Foto: Ernesto Mata Plata.

Por su parte, Cecilia Noguez habló de la ciencia que estudia la luz a escala nanométrica, la plasmónica, una rama de la nanofotónica (estudio de las interacciones entre la materia y la luz en la escala nanométrica) que se basa en el estudio de los procesos de interacción entre la radiación electromagnética y los electrones de conducción en interfases metal-dieléctrico. Lo que sucede debido a esta interacción se interpreta con base a la existencia de plasmones.

“Los plasmones son los responsables de la absorción óptica”, comentó la investigadora. Estos son oscilaciones colectivas de los electrones presentes en un metal, que puede tener aplicaciones en medicina, pues “los plasmones son capaces de obtener tanta energía como para matar células y agentes patógenos”, explicó Noguez.

Después de 5 días en el caluroso Mazatlán, concluyó el evento con la entrega del premio al mejor al mejor poster del congreso para Jesús Manuel Jiménez Juárez de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, otorgado por por el Institute of Physics (IOP).

Con el objetivo de premiar y promover más participación por parte de los jóvenes científicos, la Sociedad Mexicana de Física también entregó tres premios a los mejores posters: Fernando Enrique Loranca Ramos, de la BUAP, fue el primer lugar; Juan Carlos Rivas González, de la UNAM, obtuvo el segundo; y José de Jesús Ramos Beltrán, también de la BUAP, fue el tercero.

Enlaces Relacionados