NOTICIAS

Estudiante asesorado en el IFUNAM es Premio Nacional de Juventud

Aleida Rueda
3/dic/2014

Cristóbal Miguel García Jaimes, estudiante del primer semestre de la carrera de física, quien hizo una estancia de verano en el IFUNAM, ha sido reconocido con el Premio Nacional de Juventud 2014.

Cristóbal, oriundo del municipio San Miguel Totolapan ubicado en la región de Tierra Caliente, Guerrero, hizo su estancia de verano en el Instituto de Física bajo la asesoría de Efraín Chávez durante la cual participó en la construcción de la línea de neutrones rápidos del Acelerador 5.5MV del Instituto.

“Posteriormente, decidió quedarse aquí bajo mi asesoría para que lo ayudara con su proyecto para la Feria de las Ciencias y Humanidades de la UNAM en la que quería participar con algún proyecto, como alumno de la Prepa 6”, dijo Efraín Chávez a Noticias IFUNAM.

“Después de trabajar dos meses con los magníficos aceleradores con los que cuenta el IFUNAM, quería mostrarles a mis paisanos allá en Tierra Caliente, Guerrero, un aparato similar, además de que deseaba participar en concursos, pero nunca imaginé algún premio nacional o internacional”, cuenta Cristóbal.

Para lograrlo, pensó en construir un acelerador en miniatura. Chávez le ofreció un diseño esquemático y trabajaron en conjunto hasta tener un diseño formal. “Lo construimos y con él ganó el concurso en su prepa, luego el mismo a nivel nacional y todavía un concurso internacional”, dice el investigador.

El acelerador que imaginó Cristóbal y que se construyó en el IFUNAM contó con la participaron de muchas personas en su diseño, cálculos y construcción: Hesiquio Vargas, Oscar de Lucio con uno de sus estudiantes, Arcadio Huerta, Eduardo Andrade, Roberto Gleason y Marco Antonio Veytia.

“(El IFUNAM) me ofreció todo –dice Cristóbal-: un espíritu de trabajo como ningún otro, donde colaboraron investigadores, técnicos, estudiantes. En fin, la comunidad y gran familia del Instituto”.

Juntos lograron crear el acelerador más barato del mundo. Se construyó en menos de 9 meses con un presupuesto de mil pesos. Mide 45 centímetros de largo y 15 de ancho, y dado que contiene las partes principales de un acelerador de tamaño normal, su principal utilidad es que es transportable a escuelas y zonas cuyos habitantes no conocen este tipo de aparatos.

“Hoy Cristóbal ganó el premio nacional de la juventud y si bien el premio es de él, en parte su trabajo con nosotros y los premios ganados con el acelerador en miniatura deben haber pesado”, dijo Chávez.

García Jaimes pertenece a la etnia cuitlateca y parte de este reconocimiento nacional responde a que, además de su actividad científica, se ha dedicado a difundir la ciencia y la tecnología a través de la fundación de la que es presidente y fundador “Ciencia Sin Fronteras”, así como apoyar a jóvenes indígenas y de escasos recursos para que puedan continuar sus estudios.

“Pensaba que (los físicos) sólo estaban locos, ahora considero que además tienen un corazón enorme. Y sin duda, mi asesor, el Dr. Chávez, me ha enseñado a crecer no sólo en la física sino como ser humano. El físico que más admiraba era Einstein, ahora no existió, existe ni existirá alguien (física o físico) por encima del doctor Efraín”, concluyó el premiado.