NOTICIAS

Por debajo de la piel: Alva y las imágenes para diagnóstico médico

Karina Maldonado Portillo
7/ene/2015

Muchas veces bastan los exámenes de sangre, de orina o las radiografías de rayos X para saber si tenemos alguna enfermedad o un hueso fracturado. Sin embargo, para otros síntomas es necesario recurrir a otros métodos que nos puedan dar luces sobre lo que sucede debajo de nuestra piel y, sobre todo, decirnos si nuestro cuerpo funciona correctamente.

Muchas aplicaciones de este tipo son desarrolladas dentro de un campo conformado por la física y la medicina, pues se utilizan los conocimientos y tecnología de la física como herramienta para el diagnóstico médico.

En el IFUNAM, el área de física médica cuenta ahora con Héctor Alva, uno de los investigadores que recién se anexaron a las filas del Instituto, quien trabaja en el campo de la medicina nuclear y la imagenología, específicamente, en el desarrollo de un equipo que sea capaz de detectar fotones para la formación de imágenes. El proyecto recibe el nombre de detectores de estado sólido innovadores para tomografía y mamografía por emisión de positrones.

Un equipo de tales características también necesita una preparación por parte del paciente. Primero, se le administra un radiofármaco que se concentra en un área determinada cuando existe alguna anomalía. Una vez que se ha administrado, los tomógrafos tienen el objetivo de detectar los fotones gamma que emite el paciente como reacción de los positrones emitidos por el fármaco y un electrón del cuerpo del paciente.

“Se trata de ‘marcar’ al paciente para que en el momento en que se obtiene la imagen, también puedan observarse las partes en donde se concentró el radiofármaco”, dijo Alva a Noticias IFUNAM.

En la actualidad el proyecto se encuentra en su etapa inicial de selección y adquisición de material y equipo, simulaciones y primeras pruebas. A largo plazo, se espera que la emisión de positrones se pruebe con maniquíes que permitan conocer la distribución de los radiofármacos con el fin de comprobar el funcionamiento del prototipo antes de trasladarlo al ambiente clínico.

“La idea es construir un prototipo que permita obtener imágenes que reflejen cualitativa y cuantitativamente la biodistribución del radiofármaco en la mama de la paciente”, mencionó el investigador.

Una vocación temprana

Alva, de 35 años, lleva mucho tiempo trabajando en esta línea de especialización. De hecho, desde que cursaba la licenciatura en la Facultad de Ciencias de la UNAM y era estudiante asociado en el IFUNAM participó activamente en el diseño, construcción y evaluación del primer equipo de microtomografía por emisión de positrones hecho en México, sobre el cual hizo su tesis para obtener el grado de Doctor en Ciencias (Física).

En este proyecto, el joven investigador desarrolló un Tomógrafo por Emisión de Positrones (PET) para diagnosticar posibles enfermedades en animales pequeños (ratones). Este prototipo, que contempla hardware y software, es un proyecto que continúa actualmente en el Instituto.

El interés del Alva en la física médica surgió desde los primeros semestres de la licenciatura, cuando cursaba Física Moderna, que abarcaba líneas como la física nuclear y la física de radiaciones.

Posteriormente fue invitado por María Ester Brandan para realizar su servicio social en el IFUNAM. Conoció a Mercedes Rodríguez, quien fue asesora de su tesis de licenciatura titulada "Estudio de la respuesta sublineal de TLD-100 a protones y carbonos de baja energía". Posteriormente, realizó la maestría en la Universidad de Surrey, en Inglaterra, en la que realizó el trabajo titulado "Characterisation of 4H-SiC diode detectors".

“Esta es una aplicación de la física que está muy en contacto con la sociedad”, dijo Alva. “En física hay experimentos en donde al final del día acabas con un número, el cual puede ser un número muy importante. En mi caso, al final del día acabas con imágenes, lo cual es visualmente muy atractivo”.

Héctor Alva obtuvo en septiembre del 2013 el nivel I como Investigador Nacional del Sistema Nacional de Investigadores y la medalla “Juan Manuel Lozano Mejía” de nivel Doctorado y Licenciatura que otorga el IFUNAM.

Para Alva no todo es física, pues es un gran aficionado del ajedrez, deporte que ha practicado a lo largo de su vida. Obtuvo el 1° lugar en el Torneo de Ajedrez de la de la Facultad de Ciencias de la UNAM en sus ediciones 2000 y 2001. También es un ferviente practicante del ping pong, por el que ganó en 2010 el primer lugar del Torneo de Ping Pong del IFUNAM.


Hector Alva. Fotografía: Karina Maldonado P.