NOTICIAS

Jorge Seman, especialista en materia ultrafría, se une al IFUNAM

Christian Coria
30/ene/2015

Desde el primero de septiembre del 2014, un nuevo investigador que por su juventud podría confundirse con un estudiante, es parte del Instituto de Física.

Jorge Amin Seman Harutinian, nacido en la Ciudad de México con ascendencia libanesa y armenia, fue contratado como investigador asociado C, gracias al programa de renovación de la planta académica que se llevó a cabo en toda la UNAM.

Seman, de solamente 34 años, estudió la licenciatura en física en la Facultad de Ciencias de la UNAM. Obtuvo la medalla Gabino Barreda por su mérito académico.

Realizó su tesis en el IFUNAM bajo la dirección de Jorge Alejandro Reyes Esqueda denominada "Comprobación óptica del control sobre la deformación de nanopartículas de Ag (plata) implantadas por irradiación iónica en matrices de SiO2 (bióxido de silicio)" y obtuvo la medalla Juan Manuel Lozano Mejía, reconocimiento al desempeño académico de los estudiantes asociados del IFUNAM.

Estudió el doctorado en el Instituto de Física de Sao Carlos de la Universidad de Sao Paulo, en Brasil, e hizo una estancia posdoctoral en el Istituto Nazionale di Ottica del Consiglio Nazionale delle Ricerche (INO-CNR) y en el Laboratorio Europeo di Spettroscopia non Lineare (LENS) de la Università degli Studi di Firenze, ambos en Italia.

El primer laboratorio mexicano en su tipo

Su línea principal de investigación es la materia ultrafría, un tema en el que se ha enfocado desde el doctorado y que espera desarrollar en México desde el punto de vista experimental.

La materia ultra-fría es la materia más fría del Universo. “Estamos hablando de temperaturas del orden de milmillonésimos de grados arriba del cero absoluto. El cero absoluto es la temperatura más baja posible y las leyes de la Física prohíben alcanzarla; lo que las leyes de la Física no prohíben es acercarse al cero absoluto en modo arbitrario. A temperaturas tan bajas las propiedades cuánticas de la materia se manifiestan a una escala macroscópica”, explica el investigador.

El desarrollo experimental de su investigación es importante porque muchos fenómenos interesantes como la superfluidez, la superconductividad y la condensación de Bose- Einstein ocurren a esas temperaturas. Estos sistemas presentan un grado de control sin precedentes, son sistemas cuyas propiedades se pueden manipular con mucha precisión.

Desafortunadamente en México no existe aún ningún laboratorio capaz de llegar a temperaturas tan bajas como las que Seman quiere estudiar.

Por ello, junto con Daniel Sahagún, otro investigador recién integrado al IFUNAM, ha empezado a montar dos laboratorios. El primero, que estará bajo la responsabilidad de Seman, será de materia ultrafría para poder alcanzar la temperaturas tan bajas que necesita para su investigación. El segundo está más enfocado al estudio y uso de las propiedades cuánticas de la luz y será responsabilidad de Sahagún.

Las aplicaciones de la materia ultrafría están relacionadas con el desarrollo de relojes atómicos cuyo núcleo es una nube de átomos muy fríos. Los relojes atómicos son utilizados, por ejemplo, en los sistemas de GPS, pues requieren una medida muy precisa de tiempo.

Los átomos fríos son sistemas muy bien aislados, muy bien controlados, son tan fríos que están libres de perturbaciones térmicas o perturbaciones externas. Esto hace que el "tic-tac" en un reloj atómico sea de los más precisos que conocemos.

“El tic-tac consiste en las oscilaciones de los electrones de los átomos que se excitan y relajan de manera muy pero muy periódica”, explica.

Es importante aclarar la diferencia entre los átomos fríos y los ultra-fríos. Los átomos ultra-fríos están mil veces más fríos que los átomos fríos; estos últimos típicamente están a temperaturas de microKelvin mientras que los ultra-fríos están a temperaturas de nanoKelvin.

Entendiendo superconductores

El interés de Jorge Seman no está centrado tanto en las aplicaciones sino más bien en el estudio de los fenómenos cuánticos que ocurren a un nivel de temperatura bajísimo.

"En particular estos sistemas son útiles como simuladores cuánticos”, comenta. “Esto significa que tú puedes hacer, usando luz y campos magnéticos y otras herramientas externas, que la nube de átomos fríos se comporte de modo muy parecido a otros sistemas físicos".

Con ello es posible empezar a entender sistemas que no se pueden controlar tales como los superconductores.

Además de la física y la investigación, Seman tiene una especial afición por el dibujo y el ciclismo. “Antes de regresar a México me gustaba mucho la bici, recorría muchos kilómetros todos los fines de semana y me iba al trabajo en bici”. También practicaba “ultimate frisbee”, un deporte para el que “se necesita mucha precisión en el modo de lanzar el frisbee, el ángulo, la fuerza… hay física involucrada”.

Jorge Seman ha destacado desde la licenciatura por su excelente desempeño académico y, ahora, como miembro del Instituto de Física de la UNAM, empieza a construir uno de sus más grandes sueños: el primer laboratorio de materia ultrafría del país.


Jorge Seman.