top_canvas
¿Quién es Fernando Alba?

Semblanza de Fernando Alba Andrade
Ma. Esther Ortiz Salazar
Instituto de Física

Voy a permitirme leer a ustedes una brevísima semblanza de un indudable "Forjador de la Ciencia en la UNAM", el doctor Fernando Alba Andrade, que espero refleje un poco de su trascendental trabajo y en particular de su labor pionera en el campo de la física nuclear y de la instrumentación asociada. El doctor Fernando Alba fue mi maestro en la licenciatura; con él cursé física atómica, así que ya ni se diga cuántos años, ni siquiera cuántas décadas, hace que lo conozco, pero además me precio de haber contado con su amistad prácticamente desde aquel entonces, en que también conocí a su esposa e hijos, a los que tengo en gran estima.

El doctor Fernando Alba Andrade nació en México, D.F., el 24 de enero de 1919. Sus padres fueron don Manuel Alba Fernández (de nacionalidad española) y doña Eva Andrade. Su lugar de nacimiento fue la casa ubicada en la calle de Aztecas, número 49, en el Centro Histórico. Siguió sus estudios de primaria en la escuela "Centenario" y posteriormente estudió en la Secundaria Número 1; cursó la preparatoria en el plantel número 1 de la Escuela Nacional Preparatoria. Fue aceptado para ingresar a la Escuela Nacional de Ingeniería y a la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con el fin de cursar simultáneamente las carreras de Ingeniero y Físico (1937-1941). Obtuvo el primer título de físico que otorgó la Universidad, el 19 de noviembre de 1943. Más tarde, continuó con sus estudios de doctorado en la misma Facultad de Ciencias, recibiendo el grado de doctor en ciencias el 26 de julio de 1956, por lo que también fue el primer doctor en física por parte de la UNAM.

De entre sus profesores universitarios sobresalen los doctores Carlos Graef Fernández, Alfonso Nápoles Gándara, Nabor Carrillo Flores, Alfredo Baños y Manuel Sandoval Vallarta.

Sus primeras labores docentes las desarrolló cuando era todavía alumno de la Facultad de Ciencias, impartiendo clases de física dentro del Programa de Extensión Universitaria, en 1940. Hacia el año de 1943, en la escuela de Ingeniería y en la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica, del Instituto Politécnico Nacional, dio cursos de mecánica y electricidad. En adelante, continuó con sus cursos en la Facultad de Ciencias, teniendo principalmente como materias electromagnetismo, física atómica y óptica de iones.

Al fundarse el Instituto de Física de la UNAM, era estudiante de segundo año en la Facultad de Ciencias, y se incorporó al Instituto como ayudante de investigador. Colaboró con el profesor Manuel Perrusquía, construyendo equipo para detección de rayos cósmicos. En el año de 1940 obtuvo la plaza de investigador en el grupo del doctor Carlos Graef Fernández, trabajando en problemas relacionados con la teoría de Birkhoff y haciendo observaciones astronómicas en el Observatorio de Tonantzintla y en el de nuestra Universidad (1942-1943). Con estos trabajos pudo concluir sus primeras publicaciones internacionales.

En la primera parte de los años cincuenta, la UNAM lo envió al Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en los Estados Unidos, para que pudiera iniciar estudios de reacciones nucleares y supervisara la construcción del primer acelerador de partículas que hubo en el país, el Van de Graaff de 2 MV, instalado en la Ciudad Universitaria en el año de 1952. Los primeros experimentos con este equipo se relacionaron con núcleos atómicos, señalando el origen formal de la investigación en física experimental. Su operación obligó al grupo a diseñar y construir equipo de vacío, electrónico y detectores de radiación, con los cuales fue posible llevar a cabo los experimentos de física nuclear. El doctor Fernando Alba enfocó sus esfuerzos para tener diseños originales y proponer soluciones, de manera que la mayor parte de dicho equipo se construyese en los talleres del Instituto de Física. Así, se convirtió en una de las piedras angulares para el desarrollo de la física experimental en México. En el mismo año de 1952 tomó parte, como miembro de la delegación mexicana, en el Simposio sobre Nuevas Técnicas en Física, que tuvo lugar en Brasil.

El doctor Fernando Alba fue nombrado director del Instituto de Física en 1957, ocupando el cargo, también, de jefe del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias. Fue director del Instituto de Física hasta el año de 1970, lapso de tiempo marcado por un fuerte apoyo a la formación de grupos de investigación teóricos y experimentales. No sólo se adiestró personal de alto nivel, sino que se adquirieron equipos con el fin de ampliar las líneas de investigación. A pesar de la carga administrativa, continuó con sus labores docentes y de investigación. Creó grupos de investigación en espectrometría de masas e instrumentación. Este último dio origen al Centro de Instrumentos de la UNAM, hoy Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico.

En 1958 asistió al Primer Simposio sobre las Aplicaciones Pacíficas de la Física Nuclear, en Brookhaven, Estados Unidos; se le nombró delegado por México ante la Comisión Interamericana de Energía Nuclear en reuniones efectuadas en Washington (1959), Brasil (1960) y México (1961); participó como delegado y representante de México en 19 asambleas del Comité Científico de la Organización de las Naciones Unidas, en el estudio de las Radiaciones Atómicas, celebradas en Nueva York y Ginebra (de 1956 a 1969). En el año de 1970 fue designado coordinador de la Investigación Científica de nuestra Universidad.

Entre los temas más importantes que el doctor Alba Andrade atacó, están las reacciones nucleares de isótopos ligeros, con el acelerador Van de Graaff de 2 MV, diseñando y construyendo el equipo necesario. Siguió investigaciones acerca de la dispersión de neutrones por elementos pesados, incluyendo una extensa serie de mediciones de secciones eficaces de neutrones, publicadas en la prestigiosa Physical Review. Su experiencia en torno a la instrumentación le facilitó la construcción de otros equipos útiles para otros campos de investigación. Además, dio origen a un laboratorio para la detección de partículas cargadas, participando en un programa internacional acerca de la "lluvia radiactiva", causada por las pruebas nucleares. Guió el diseño y construcción de varios espectrógrafos magnéticos de alta resolución, para registrar los productos de reacciones nucleares, mejorando la precisión de las mediciones de energía. También colaboró con el grupo de física nuclear con el diseño de un espectrógrafo para medir con alta precisión valores Q de reacciones nucleares, y en la construcción de un estereoespectrógrafo, con el cual fue posible medir simultáneamente la distribución angular de los productos de las reacciones. Por otro lado, junto con Marcos Mazari y Luis Velásquez, publicó un artículo en la Revista Mexicana de Física acerca de la técnica de análisis conocida como Retrodispersión de Rutherford (RBS), la cual ha tenido un enorme impacto en el desarrollo y estudio de materiales. Por dicho trabajo, se les considera como pioneros a escala mundial en el análisis de materiales usando técnicas con haces iónicos. Posteriormente, el doctor Alba tomó parte en la conversión del Van de Graaff de 2 MV a acelerador de electrones. Su apoyo al taller mecánico del Instituto de Física permitió sustituir importaciones de equipos de vacío, electroimanes y espectrómetros de masas, entre otros dispositivos.

Recibió el cargo de presidente de la Comisión Nacional de Energía Nuclear (CNEN) en 1971, hasta 1972, cuando se transformó en Instituto Nacional de Energía Nuclear (INEN), convirtiéndose así en su primer director, terminando en 1976. Entre 1973 y 1975 fungió como gobernador por México ante el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). De 1972 a 1982 fue integrante de la Junta de Gobierno de la UNAM, además de serlo en la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Astrofísica, óptica y Electrónica desde 1984.

Una vez finalizado su período en el INEN, volvió a sus labores de investigación en el Instituto de Física, ocupándose especialmente de los desarrollos tecnológicos y su incidencia en el país.

Regresar