NOTICIAS

Ondas gravitacionales, ciencia viva en el nuevo libro de Shahen Hacyan

David Salcedo
28/oct/2019

“Ahora tenemos una nueva ventana para observar el Universo, son las ondas gravitacionales, esto es ciencia del futuro, y de esto trata este libro”, dijo Shahen Hacyan, investigador del IFUNAM, al presentar su nuevo libro “Ondas gravitacionales. Las olas invisibles del Universo” el pasado 17 de octubre en el auditorio Alejandra Jáidar.

El libro forma parte de la colección La Ciencia Para Todos, del Fondo de Cultura Económica, y relata la historia detrás del descubrimiento de las ondas gravitacionales y la razón por la cual cobró tanta relevancia en 2017, año en que los tres estadounidenses Rainer Weiss, Barry C. Barish y Kip S. Thorne recibieron el Nobel de Física por su trabajo en el Observatorio de Ondas Gravitacionales por Interferometría Láser (o LIGO, por sus siglas en inglés), conformado por detectores ubicados en Lousiana y Washington, Estados Unidos.

“Ésta es ciencia viva, ciencia de ahora, que desde hace pocos años pasó de ser una teoría a ser algo experimental; quien quiera estudiar astrofísica y estudiar las ondas gravitacionales sabe que tiene futuro, de eso trata este libro de la ciencia viva”, dijo Miguel Alcubierre, director del Instituto de Ciencias Nucleares (ICN), quien presentó el libro junto con el autor.

Las ondas gravitacionales son vibraciones espacio-temporales liberadas por cuerpos celestes como parte de su masa en forma de energía, al expandirse deforman el tiempo y el espacio y, en teoría, viajan a la velocidad de la luz. Hasta hace unos años, estas ondas eran solamente una predicción teórica.

Pero en septiembre de 2015, ocurrió lo increíble: LIGO recibió una señal producida durante la última fracción de segundo de la fusión de dos agujeros negros para producir un solo agujero negro más masivo en rotación, lo cual produjo la onda gravitacional GW150914.

Los investigadores de LIGO reportaron la señal en el artículo titulado ‘Observación de ondas gravitacionales de una fusión binaria de agujeros negros’ en la revista Physical Review, en el que señalaron que esa fue “la primera detección directa de ondas gravitacionales y la primera observación de una fusión binaria de agujeros negros”.

Aunque el evento fue de trascendencia mundial, llegar a la comprobación de este fenómeno tomó casi un siglo. “Entre 1915 y 1920 se hicieron las primeras propuestas, pero sin mucho sustento, fue hasta 1930, cuando Einstein hizo una predicción teórica y puso las bases de la relatividad general, que durante muchos años fue el patito feo de la física”, explicó el autor del libro.

La relatividad general era “el patito feo” por ser una rama de la física puramente teórica “incluso en manos solamente de matemáticos”-explicó Hacyan-, ya que no existían las herramientas de análisis o experimentaciones prácticas para comprobar fenómenos relacionados con el espacio-tiempo en el Universo. Fue muchos años después, cuando estas herramientas llegaron, y les permitieron a los especialistas obtener los primeros datos directos que demuestran que las ondas gravitacionales existen.

Según el prólogo del nuevo libro de Hacyan, éste “relata la historia y los conceptos básicos del estudio de las ondas gravitacionales, sin dejar de lado conceptos como el electromagnetismo o la gravedad, esenciales para explicar qué son las ondas gravitacionales y los distintos proyectos que se han llevado a cabo para detectarlas”.

Para Hacyan, escribir de estos temas es complicado porque la ciencia y la tecnología avanzan rápidamente. “Había mucha gente involucrada en la investigación hace 4 años, cuando se me ocurrió escribirlo. Hay cosas que quizás ya sean obsoletas a estas alturas, pero eso se los dejo a los lectores, que descifren el misterio”, explicó el investigador del IFUNAM.

Shahen Hacyan ha escrito 11 libros para la antología Ciencia para Todos del Fondo de Cultura Económica, algunos de ellos son “El descubrimiento del Universo”, “Física y metafísica del espacio y el tiempo”, “Ovnis y viajes interestelares, ¿realidad o fantasía?”, entre otros.

Además, ha escrito novelas como “El gato de Schroedinger”, donde narra la historia entre un científico y una joven estudiante de un instituto de investigación; o “El nuevo Gulliver, regreso a Laputa y Balnibarbi”, un libro donde, de la mano de Joseph Gulliver (tataranieto del famoso Lemuel Gulliver), hallamos una metáfora sobre la historia de lo que llamamos ‘civilización’.

“Este es un libro realmente muy completo, Shahen ha escrito muchos y tengo que decir que él fue mi maestro, aprendí sobre relatividad gracias a él; tiene una capacidad enorme de explicar algo muy complejo de manera sencilla. Tiene ese gran don como profesor y escritor”, finalizó Miguel Alcubierre.