NOTICIAS

Estudiante asesorado en el IF recibe medalla Alfonso Caso a la excelencia académica

Andrés Reséndiz y Yanine Quiroz
31/oct/2019

El Consejo Universitario de la UNAM entregó el 29 de octubre la medalla Alfonso Caso 2016-2017 a Rafael Díaz Hernández Rojas, quien realizó su maestría en el Instituto de Física (IF), bajo la asesoría del investigador Isaac Pérez Castillo.

Esta distinción reconoce a los mejores estudiantes de maestría, doctorado y especialización en las diferentes áreas de estudio de la UNAM y es uno de los mayores méritos que puede tener un estudiante de esta Casa de Estudios. En esta edición se entregaron 236 medallas.

“El posgrado es el mejor reflejo de la diversidad de disciplinas que se cultivan en nuestra Universidad. Por eso hoy reconocemos el esfuerzo de los estudiantes, sus familias y sus maestros, quienes les han permitido llegar a este día de fiesta para todos nosotros”, dijo en la ceremonia Leonardo Lomelí Vanegas, secretario general de la UNAM.

El trabajo de maestría por el cual Rafael Díaz obtuvo la medalla Alfonso Caso se titula “Mejora en la caracterización de la aleatoriedad usando selección Bayesiana de modelos”.

En él, Díaz Hernández Rojas y Pérez Castillo crearon un nuevo método estadístico que permite estudiar qué tan aleatorias son las secuencias de números aleatorios, por ejemplo, cuando éstas se representan como una serie de ceros y unos, conocidos como bits.

Una muestra de aleatoriedad es cuando lanzamos un volado, pues queda totalmente al azar si cae águila o sol. Si asignamos un número 1 a águila y un 0 para sol, tendríamos al final de varios volados una serie de ceros y unos que serían, idealmente, una secuencia de números aleatorios. Sin embargo, en el caso no ideal o sesgado esta secuencia sería poco aleatoria si tuviera más ceros que unos.

“Existen varios métodos para estudiar la aleatoriedad, el nuestro contribuye a ‘echar volados’ honestamente. Hicimos un método más riguroso para ver qué tan aleatorias son secuencias muy largas de números aleatorios”, mencionó Díaz.

Rafael Díaz. Foto: Yanine Quiroz.

Para el ganador de la medalla Alfonso Caso, esto es importante porque asegura que las secuencias, aunque no sean aleatorias, es importante que al menos lo parezcan, y eso a su vez hace que diversos métodos estadísticos o algoritmos probabilísticos funcionen correctamente.

“Nuestro método podría tener diversas aplicaciones, desde la física estadística hasta la física de partículas. Específicamente, podría ayudar en los métodos de muestreo estadístico como los algoritmos tipo Monte Carlo", dijo Rafael Díaz.

Otro ejemplo es el de la criptografía, donde podría brindar mayor seguridad a los mensajes codificados y evitar el riesgo de robo de datos. “Es importante tener métodos rigurosos y confiables y nosotros desarrollamos estos métodos”, aseguró el ex estudiante de maestría del IF.

Medalla a la excelencia en posgrados de la UNAM

La medalla Alfonso Caso debe su nombre a uno de los grandes estudiantes que tuvo la UNAM en el área de arqueología, antropología y derecho, a mediados del siglo pasado. Caso también fue rector de la misma de 1944 a 1945 y apoyó en la creación de una ley orgánica que a lo largo de 74 años ha permitido que la Máxima Casa de Estudios crezca y se convierta en lo que es ahora, indicó Lomelí Vanegas.

Para ser acreedor a dicha medalla los alumnos deben cumplir con ciertos requisitos, de acuerdo con la página de posgrado de la UNAM: obtener un promedio arriba de nueve, no tener calificaciones reprobatorias (o NA) en el historial académico, cubrir todos los créditos en el tiempo que marca el plan de estudios, conseguir unanimidad en la evaluación de tesis y tener una defensa de carácter excepcional en el trabajo de graduación.

Ceremonia de otorgamiento de medallas. 29 de cotubre de 2019. Foto: Yanine Quiroz.

Pero, para Rafael Díaz, también hubo otros factores que ayudaron para que el Consejo Universitario declinara a su favor.

“En agosto del año pasado cuando me enteré que me iban a nominar, me pidieron una lista de publicaciones, yo creo que fue algo que me ayudó ya que por fortuna tenía algunas publicaciones”, señaló Díaz.

Díaz Hernández Rojas ha participado en cinco artículos aceptados en revistas científicas, además de una investigación que se acaba de publicar y que es un trabajo multidisciplinario realizado en colaboración con el Politécnico de Turín, en Italia, y con Isaac Pérez, investigador del IF.

Su actual investigación

Actualmente Rafael Díaz estudia el doctorado en la Universidad de Roma La Sapienza, ahí trabaja con métodos de inferencia bayesiana para el estudio de sistemas desordenados aplicándolos al análisis de la estructura de vidrios, que son sistemas que en la microescala parecen compuestos por una estructura amorfa.

La inferencia bayesiana es una forma de hacer estadística basada en evidencias u observaciones que sirven para intuir que una hipótesis sea correcta. Es una serie de suposiciones que se hacen a partir del conocimiento previo de algo capturándolo en las matemáticas.

Ceremonia de otorgamiento de medallas, 29 de octubre de 2019. Foto: Yanine Quiroz.

Al investigar sistemas de vidrios que se comportan de manera diferente a los cristales, Díaz se enfoca en un pequeño régimen de sistemas conocidos como jamming, las cuales son regiones con partículas tan juntas unas de otras que se hace imposible la movilidad entre partículas.

Su trabajo es utilizar métodos Bayesianos para inferir qué pasaría si dichas partículas se pudiesen mover a partir del mismo punto de jamming, sin embargo, el investigador afirma que aún hay pasos que se deben hacer antes de llegar a ese punto pues se deben encontrar las variables adecuadas para describir este tipo de sistemas.

“Puede que lleguemos a eso (el uso de inferencia bayesiana para el estudio de sistemas desordenados) o puede que no, porque hay otros métodos, es como un problema de caminos abiertos, también falta ver qué opina la comunidad científica”, relató.

Orgullo Universitario

Dentro de la formación científica de Díaz Hernández hubo personas importantes que han sido piezas clave para alcanzar este reconocimiento, entre ellos se encuentra el investigador del Instituto de Física, Isaac Pérez Castillo.

"Isaac, mi asesor, me hizo trabajar mucho. Desde el primer momento te incluye en sus proyectos de investigación, no te trata como un alumno, más bien como un colega, te da mucho seguimiento y te hace trabajar”, contó Rafael.

Para Rafael Díaz es una noticia que recibió con mucho gusto el año pasado, pues “se trata de un premio que lleva el nombre de uno, pero tiene a muchas personas detrás, mi familia, mis maestros, mi tutor. También es el reflejo de la colaboración y trabajo en equipo. Con esto dejamos claro que la calidad de la investigación que se hace en México es muy alta”, concluyó.

Rafael Díaz con sus padres. Foto: Yanine Quiroz.