NOTICIAS

LABChico, un laboratorio subterráneo con propósitos científico y social

Geraldine Castro y Yanine Quiroz
20/abr/2020

En el marco del Día Internacional de la Mujer se realizó la 3ª Jornada la Ciencia en LABChico, en la cual varias investigadoras de la UNAM hablaron sobre temas importantes de investigación científica, desde de la relevancia y funcionamiento de este laboratorio subterráneo hasta aspectos de física médica, quiralidad y geología.

LABChico es un proyecto que busca, a través de un laboratorio subterráneo ubicado al interior de una de las minas de Mineral del Chico, suprimir la radiación que proviene del cosmos para dar respuestas a muchas preguntas no solo de la física sino de otras áreas del conocimiento.

Con él, Mineral del Chico, uno de los cinco pueblos mágicos del estado de Hidalgo de origen minero, ahora incluirá a la ciencia como parte de sus atractivos.

Uno de los objetivos principales de este laboratorio es realizar investigación aplicada por medio de la medición de radio-isótopos en agua, alimentos, aire y suelos, también se instalará un centro de medición de isótopos radioactivos para componentes y materiales y con este determinar si son aptos para su uso en detectores de materia oscura y neutrinos.

Video sobre la 3ª Jornada la Ciencia en LABChico. Realización: Geraldine Castro.

“El objetivo fue dar charlas de divulgación para la comunidad local que serán quienes estén en contacto con el Laboratorio. Principalmente nos dirigimos a estudiantes de secundaria y preparatoria para que vean a la ciencia como una posible profesión y se interesen por los temas que estudiamos”, afirmó Estela Garcés, investigadora posdoctoral del Instituto de Física (IF).

De acuerdo con las ponentes, este tipo de encuentros entre las personas que hacen investigación y la sociedad a la que benefician puede tener un impacto en las decisiones públicas y en la misma producción del conocimiento.

“Es necesario dar a conocer lo que hacemos como científicos para que no permanezca como algo oscuro o apartado de la comunidad, sino al contrario, en este proyecto de LABChico buscamos que la gente se involucre en diferentes actividades, desde la investigación hasta el ámbito turístico”, comentó Penélope Rodríguez, investigadora posdoctoral del IF.

3ª Jornada la Ciencia en LABChico. Fotos: Yanine Quiroz y Geraldine Castro.

Movernos a donde queramos: las mujeres en la ciencia

Otro de los propósitos del evento fue fomentar la participación de las mujeres en la ciencia. Quienes integran LABChico buscan que haya más equidad de género en el proyecto, por eso invitan a participar a las jóvenes que estén iniciando una carrera en física o áreas afines o a mujeres de la comunidad de cualquier edad.

Durante el evento, las investigadoras dieron muestra de los campos que han decidido estudiar: rayos X y cómo la salud se beneficia de la física, la quiralidad como forma para estudiar sistemas como las galaxias o huracanes, o la geodesia y la sismología para entender el movimiento de la Tierra.

“Es importante que las mujeres sepan y se sientan con la libertad y seguridad de que cualquier espacio es suyo. Podemos desempeñarnos y movernos en donde nosotras queramos, incluyendo la ciencia”, mencionó Sara Franco, investigadora del Instituto de Geofísica

.
3ª Jornada la Ciencia en LABChico. Fotos: Yanine Quiroz y Geraldine Castro.

LABChico, los “ojos sensibles” para estudiar la naturaleza

Uno de los espacios donde las mujeres pueden ingresar es precisamente el LABChico.

Este laboratorio subterráneo se construirá en la zona turística Río el Milagro, en la mina “La Guadalupe”, a aproximadamente 100 metros de profundidad. Ahí los investigadores estudiarán las partículas subatómicas que integran a los átomos y el fenómeno de la radiactividad, que sucede cuando los núcleos de los átomos se desintegran y emiten energía en forma de partículas.

Estela Garcés explicó que vivimos rodeados de radiación, pues de la atmósfera “llueven” partículas que vienen del cosmos, por ejemplo, protones, que se desintegran en la atmósfera y siguen emitiendo otras partículas como los muones.

Al ser partículas tan pequeñas “necesitamos unos “ojos” que sean sensibles para detectar esos rayos casi invisibles”, por eso los científicos han tenido que desarrollar instrumentos para tratar de identificarlas.

“Hay una parte de la materia que conocemos bien: las partículas llamadas neutrinos, por ejemplo, que se han podido detectar gracias a grandes experimentos, pero hay otra parte del Universo que no conocemos y, sin embargo, sabemos que está ahí y en una cantidad abundante, como es el caso de la materia oscura, y por ello se están haciendo nuevos experimentos que buscan detectarla”, señaló la investigadora.

3ª Jornada la Ciencia en LABChico. Fotos: Yanine Quiroz y Geraldine Castro.

El problema es que esos detectores son muy sensibles a otras radiaciones que vienen de los rayos cósmicos o que están de forma natural en las paredes, las rocas, el suelo o incluso en los materiales que integran el equipo de los laboratorios.

Esto ha ocasionado que los científicos construyan detectores en lugares donde hay muy poca radiación, como dentro de una mina o debajo de una montaña, como es el caso del Laboratorio SNOLAB en Canadá.

En la mina “La Guadalupe” de Mineral del Chico se realizaron estudios geotécnicos para ver si es posible construir el primer laboratorio subterráneo del país.

“A nosotros nos interesa caracterizar muy bien cuál es esa pequeña radiactividad que está de forma natural en las rocas, el suelo y los materiales mismos y que no es dañina para el ser humano”, indicó Estela Garcés.

LABChico ya cuenta con dos detectores de germanio para caracterizar muestras y materiales para detectores de neutrinos y materia oscura, así como para estudiar contaminantes en tierra, aire, agua y suelos. También buscarán instalar detectores de muones, que son partículas cargadas parecidas al electrón pero más pesadas y se producen en abundancia en la atmósfera.

3ª Jornada la Ciencia en LABChico. Fotos: Yanine Quiroz y Geraldine Castro.

Ciencia en beneficio de la comunidad

LABChico es un proyecto interdisciplinario que tiene el apoyo del programa británico Global Challenges Research Fund (GCRF) y es una colaboración entre México, Reino Unido y Argentina. Pero uno de los elementos más importantes es el vínculo con la comunidad local.

Además de la instalación del laboratorio, afuera de la mina se pretende crear un centro de visitantes donde pueda haber contacto con la gente, talleres para estudiantes de diferentes niveles educativos, realización de tesis o prácticas, algo que ya ha ocurrido con estudiantes de ingeniería de la UNAM.

“Será un atractivo más del lugar para los visitantes, eso tiene un beneficio para la comunidad local”, comentó Estela Garcés.

Para Eric Vázquez Jáuregui, investigador del IF y uno de los creadores de la iniciativa LABChico, el laboratorio no solo permitirá hacer investigación básica en física de astropartículas o física aplicada a través de proyectos para estudiar los contaminantes radiactivos en tierra, agua, aire y suelos, sino también fortalecer programas educativos para comunidades del estado de Hidalgo y del resto del país, y realizar investigación multidisciplinaria en muchas otras áreas de la ciencia.

3ª Jornada la Ciencia en LABChico. Fotos: Yanine Quiroz y Geraldine Castro.