NOTICIAS

El IFUNAM rinde homenaje a Jorge Flores Valdés

Geraldine Castro
24/marzo/2021

Recordar en voz alta permite ordenar momentos o vidas enteras. En el Instituto de Física de la UNAM, el pasado 2 de febrero, se evocó la vida y obra del investigador emérito y ex director Jorge Flores Valdés quien falleció el 19 de noviembre de 2020.

Durante el homenaje al investigador emérito, las palabras de sus colegas y amigos, así como de su familia, fueron la demostración de admiración y respeto tanto a sus acciones científicas como al hombre que fue.

La ceremonia contó con la presencia del rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, así como de José Sarukhán Kermes (exrector de la UNAM), William Lee Alardín (coordinador de la Investigación Científica), Cecilia Noguez (directora del Instituto de Física), Pierre Mello (investigador emérito del IFUNAM) y Arturo Menchaca (ex director del IFUNAM), Jaime de Urquijo (director del Instituto de Ciencias Físicas), Salvador Malo (director de Aseguramiento de la Calidad en la Educación y el Trabajo, A. C.), Elaine Reynoso (Directora de Formación e Investigación en Comunicación Pública de la Ciencia de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia), y Marielle Flores-Roux, hija del investigador Jorge Flores Valdés.

Su compañero de estudios, Pier Mello Picco recordó la trayectoria académica de su amigo, con quien compartió los años de licenciatura y se graduó el mismo lunes 5 de noviembre de 1962.

“Todos lo hemos extrañado mucho en los últimos dos meses, yo extraño su presencia en forma muy especial ya que Jorge y yo fuimos compañeros, amigos y colegas de toda la vida”, manifestó el investigador emérito del Instituto de Física.

También compartió que uno de los logros de su amigo quien este año debía festejar su cumpleaños número 80 años. Se trató de un estudio estadístico de espectros y reacciones nucleares, interés que de la mano del investigador Oriol Bohigas Martí dejó aportaciones vigentes.

“La idea esencial de ese trabajo parece muy simple, pero tuvo mucha trascendencia, fue introducir explícitamente el hecho de que la interacción que ocurre en el sistema nuclear de interés, es una interacción entre parejas de partículas. El resultado es el llamado técnicamente TBRE (Two-body Random Ensemble, por sus siglas en inglés)”, explicó Mello.

También apuntó que el estudio de Jorge Flores por los eventos sísmicos fue motivado por la tragedia del temblor de 1985. Junto a Octavio Novaro y Thomas Seligman, calculó la intensidad de la onda sísmica en el Valle de México, “la gráfica coincide de una manera impresionante con las zonas más afectadas por el temblor”, contó Mello. Dicha representación visual fue portada de la revista Nature.

Dr. Jorge Flores. Foto: Carlos Antonio Sánchez/UCIF

Consolidación del IF

En su intervención, Cecilia Noguez, directora del Instituto de Física (IF), subrayó que Jorge Flores se sentía muy orgulloso de haberse doctorado a los 24 años e iniciar su carrera en el IF en 1961. Once años después se convirtió en investigador titular de tiempo completo, para luego ser director del Instituto de Física a los 34 años, cubriendo dos periodos entre 1974 y 1982.

Recordó que como director estuvo a cargo de la construcción de la nueva sede, en donde había cuatro departamentos: estado sólido, colisiones, física general y física teórica.

Cecilia Noguez destacó la importante contribución de Flores Valdés a la profesionalización del IF, pues “reconociendo la importancia en la formación académica para los científicos, tomó la decisión de no contratar a investigadores que no tuvieran el doctorado”, acción que permitió elevar el nivel académico de la institución.

Tanto Cecilia Noguez, como Marielle Flores-Roux, hija del investigador coincidieron en que el IFUNAM fue siempre un sitio especial para Jorge Flores, quien no dudaba en volver a él.

Construcción de instituciones

Por su parte, Jaime de Urquijo Carmona, director del Instituto de Ciencias Físicas de la UNAM, rememoró el impulso que el investigador Jorge Flores dio al Centro de Ciencias Físicas (hoy Instituto de Ciencias Físicas), como primer director. Entre 1998 y 2006, Flores organizó formalmente el Centro en cuatro áreas: física teórica, física no lineal, biofísica y ciencia de materiales, y física atómica molecular y óptica.

Puntualizó que el legado del científico va más allá del centro y del instituto que dirigió, pues su interés por difundir el conocimiento quedó plasmado en su divulgación.

Salvador Malo, director de Aseguramiento de la Calidad en la Educación y el Trabajo (ACET), fue su compañero de estudios desde la secundaria hasta la licenciatura e incluso después de realizar su doctorado. “Fuimos cómplices en la gestación y arranque del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), después fui parte de su equipo en la Secretaría de Educación Pública (SEP)”, aseguró.

De acuerdo con Malo, fue Jesús Reyes Heróles, quien invitó a Jorge Flores a ocupar la Subsecretaría de Educación Superior e Investigación Científica. “Estoy convencido que detrás de otros avances en la educación superior en la ciencia mexicana, se notan las huellas de Jorge Flores Valdés.

Dr. Jorge Flores. Foto: Carlos Antonio Sánchez/UCIF

Divulgación y un museo para las ciencias

La directora de formación e investigación en comunicación pública de la ciencia en la DGDC, Elaine Reynoso, compartió detalles del gran reto que representó para el equipo de Jorge Flores, del cual ella era parte, la instalación del Museo de Ciencias, hoy Universum.

Este esfuerzo colectivo fue organizado por Flores Valdés como un rompecabezas que avanzaba pedazo a pedazo, pues trabajaban con una exposición a la vez, cada lunes en distintas partes de la ciudad; tras sumar 39 exposiciones, entendieron que ese ejercicio era clave para poner a prueba las mejores propuestas para su objetivo final.

Reynoso señaló que Flores “posicionó al Universum y al Museo de la Luz en el ámbito internacional como un modelo a seguir”.

Además de este trabajo, se recordó la labor de Jorge Flores en el Consejo Consultivo de Ciencias (CCC), institución desde la que planteó una actividad fructífera para evaluar las necesidades del país en las que podía interceder la ciencia a través de mesas redondas en más de 30 áreas de conocimiento.

Sobre los resultados de este esfuerzo, Arturo Menchaca Rocha consideró que “dada la variedad de propuestas, es pronto juzgar cuántas han sido adoptadas total o parcialmente, por lo tanto habrá que esperar para juzgar en todo su valor el impacto de esta iniciativa”, dijo.

De manera particular, William Lee Alardín recordó que “Jorge siempre estaba preguntando y escuchando, sus preguntas eran típicamente cortas, cuando se sentaba a contar una historia no necesariamente era corto porque tenía muy buena conversación”, dijo.

Padre, abuelo y cómplice

Para completar la línea del tiempo compartida al rememorar a Jorge Flores, su hija, Marielle Flores-Roux, presentó un video con momentos personales, anécdotas y rutinas que marcaron su infancia y la vida de su familia.

El mundo que el investigador compartió con sus hijos fue tan íntimo que su hija Marielle lo recuerda cuidando un jardín, desayunando quesadillas quemadas o explicando “una espiral caótica en la sopa de calabaza”.

En el video familiar se pudo ver a Jorge Flores Valdés y sus lugares favoritos, a sus nietos que siempre pudieron bromear con él, gracias a su afable sentido del humor, y la magia que su abuelo impregnó en su biblioteca.

En un Día de la Candelaria que en otro año hubiese sido sinónimo de compartir cumpleaños entre colegas, el hambre de conocimiento y el gusto por los tamales, este 2021 la vida y obra del físico Jorge Flores fue rememorada con cariño y admiración por quienes compartieron una momento en la historia de alguien que dejó una marca en la física mexicana.

Dr. Jorge Flores. Foto: Carlos Antonio Sánchez/UCIF