NOTICIAS

Falleció María Esther Ortiz y Salazar, relevante en la física nuclear experimental en México y una de las primeras físicas tituladas por la UNAM

Sofía Flores Fuentes
16/10/2021

El 16 de octubre falleció la doctora María Esther Ortiz y Salazar, pionera en la física nuclear experimental en el país, de las dos primeras mujeres en obtener un título académico en física por la UNAM y en México, así como perteneciente al grupo de las primeras académicas en recibir el grado de maestra y doctora por la misma Universidad.

Dra. María Esther Ortiz y Salazar. Foto: Carlos Antonio Sánchez. Diseño: Luis Novoa. UCIF.

Este año se convirtió en Investigadora Emérita por parte del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), en su 3ra Sesión Ordinaria, la máxima distinción otorgada por este órgano. Así, la doctora Ortiz y Salazar ingresó, junto con otras 22 investigadoras, al grupo más grande de mujeres que ha accedido a esta categoría desde la creación del SNI en 1984. Anterior a este reconocimiento, la doctora fue nivel III por el mismo Sistema desde 1987.

Asimismo, en 1998 obtuvo el reconocimiento como Investigadora Emérita por parte del Instituto de Física de la UNAM, lugar donde fue investigadora desde 1959. Además formó parte de la Sociedad Americana de Física y de la Academia de Ciencias de Nueva York. La doctora Ortíz y Salazar también fue Presidenta de la Sociedad Mexicana de Física, miembro de la Junta de Gobierno de la UNAM y miembro regular de la Academia Mexicana de Ciencias. Formó parte del comité organizador del Simposio Mexicano de Física Nuclear.

Sus líneas de investigación abarcaron los haces de iones radiactivos, la instrumentación y las reacciones nucleares con iones pesados, donde tuvo una amplia visión de los problemas del campo, apoyando a que se cultivara en nuestra Universidad y en México. Realizó experimentos relevantes en el primer acelerador de partículas positivas que tuvo nuestro país, el Van de Graaff de 2 MV, donde utilizó espectrógrafos magnéticos y aportó ideas para diseñar y construir otros equipos que permitieron mejorar la precisión en las medidas de energía de los niveles nucleares. Asimismo, colaboró con el grupo de investigación del acelerador Van de Graaff Tandem del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares.

La doctora, que nació el 18 de abril de 1936, fue la principal promotora de un convenio de investigación conjunto entre la UNAM con el Laboratorio Nacional de Oak Ridge, en Estados Unidos, al que se unió la Universidad de Texas A & M, valioso para todas estas Instituciones.

Al trabajo académico se suma el de docencia, que desempeñó desde los años 60 en la Facultad de Ciencias de la UNAM, lugar donde fue Coordinadora de la licenciatura de física, realizando cambios a los procesos de titulación, exámenes y materias optativas, por mencionar algunos. Dirigió una decena de tesis de licenciatura y posgrado, además de haber formado parte de distintos comités tutoriales. Fue autora de más de 70 trabajos de investigación publicados en revistas arbitradas y recibió cientos de citas, especialmente en el campo de las reacciones nucleares con iones pesados.